Los precios mundiales de los alimentos se dispararon un 10 % en julio, impulsados por el maíz y la soja, debido a las sequías y altas temperaturas en EE.UU. y en Europa Oriental, informó hoy el Banco Mundial (BM).

De junio a julio el maíz y el trigo aumentaron un 25 %, y la soja un 17 %; mientras que solo el arroz registró un descenso, del 4 %, de acuerdo con el Índice de Precios de los Alimentos elaborado por el BM.

La cifra es un 6 % mayor que la de julio de 2011 y tanto el maíz como la soja alcanzaron precios récord históricos el mes pasado.

"Los precios de los alimentos aumentaron de nuevo bruscamente amenazando la salud y bienestar de millones de personas. África y el Oriente Medio son especialmente vulnerables a estas subidas", indicó Jim Yong Kim, presidente del BM, en un comunicado.

El reporte del organismo internacional reiteró, asimismo, los riesgos debido a la volatilidad registrada por los alimentos en los últimos meses.

Como causa, el BM destaca la sequía sufrida este verano por Estados Unidos y que ha provocado graves daños a las cosechas de maíz y soja, granos de los que el país es el segundo exportador mundial.

Asimismo, el seco verano en Rusia, Ucrania y Kazjistán ha contribuido a esta alza de precios al generar pérdidas en la producción de trigo.

El Banco Mundial ha alertado de que otros factores negativos como las políticas de pánico que puedan aplicar algunos países exportadores, un severo fenómeno de El Niño o malas cosechas en el hemisferio sur puedan causar "significativas alzas" adicionales en los precios de los alimentos en la segunda mitad del año.

"No podemos permitir que estas históricas subidas de precios se conviertan en peligros de por vida a medida que las familias sacan a sus hijos de la escuela y se alimentan de comida menos nutritiva para compensarlo", advirtió Kim.