El Tribunal de Islamabad encargado del caso de la niña cristiana que permanece encarcelada tras ser acusada de blasfemia aplazó hoy por dos días su decisión sobre el futuro de la menor, informó a Efe una fuente cercana al asunto.

La corte tomó esa decisión para estudiar en profundidad el informe elaborado por un equipo médico oficial que esta semana dictaminó que la pequeña, Rimsha Masih, tiene menos de 14 años y sufre una deficiencia mental, explicó el director de la Liga Interconfesional de Pakistán (APIL), Sajid Ishaq.

Ishaq, cuya organización sigue de cerca el caso, afirmó que el tribunal deberá tomar el sábado una decisión definitiva sobre la eventual puesta en libertad de la niña.

Según diversas versiones, la menor salió el pasado día 18 a buscar papel para usar como combustible en su hogar y recogió por error unos escritos con versos del Corán, concretamente del Qaida Nurani, un método para aprender a leer el libro sagrado musulmán.

Desde entonces permanece encarcelada en la prisión de Adiala, en Rawalpindi, una ciudad vecina a Islamabad.

El caso ha vuelto a poner de actualidad los abusos cometidos por la polémica regulación de la blasfemia vigente en Pakistán, y ha elevado la tensión entre la mayoría musulmana y la minoría cristiana en el suburbio de Mehrabadi, en Islamabad, donde vive la pequeña.

Un millar de familias cristianas del barrio han abandonado sus casas por temor a represalias de extremistas islámicos, y cientos de ellas llevan acampadas desde ayer en un parque cercano.

Los acampados piden a las autoridades que les busque alojamiento a la espera de que remita la tensión y puedan regresar a sus hogares.