La confianza económica volvió a caer en la Unión Europea (UE) y en la zona del euro en el mes de agosto, mientras que el indicador del clima empresarial en los países de la moneda única registró una ligera mejoría.

El indicador del sentimiento económico (ISE) que publica la Comisión Europea (CE) cayó 2,0 puntos en los Veintisiete, hasta los 87, y 1,8 puntos en la eurozona, hasta los 86,1.

Según la CE, en ambas zonas la pérdida de confianza fue especialmente marcada entre los consumidores, el comercio minorista y en la construcción.

Por países, la caída más importante se produjo en España (con una reducción de 4,9 puntos), seguida de Reino Unido (-3,1), Italia (-2,4), Polonia (-1,8) y Alemania (-1,0).

Francia y Holanda registraron un ligero aumento de la confianza (de 0,4 y 0,6 puntos, respectivamente).

En la UE, la confianza industrial siguió deteriorándose en agosto como viene haciendo desde marzo (-1,7), mientras que en la eurozona se mantuvo prácticamente estable (-0,2).

Bruselas atribuye la situación a la reducción de las expectativas de producción y al análisis negativo de los pedidos.

La confianza en los servicios también cayó en ambas zonas: 1 punto en los Veintisiete y 2,3 en los países del euro.

En el caso del comercio minorista, las caídas en agosto fueron fuertes (3,2 puntos en la UE y 2,3 en la eurozona), mientras que en la construcción el descenso fue aún más acentuado (de 3 y de 4,6 puntos, respectivamente).

La confianza del consumidor se debilitó tanto en la Unión (2,5 puntos) como en la zona euro (-3,1) debido al aumento de los temores ligados al desempleo y al empeoramiento de las expectativas de los consumidores sobre el futuro de la situación económica.

En el caso de los servicios financieros, la confianza -que no se incluye en el ISE- disminuyó 3,5 puntos en la UE y se mantuvo estable en la zona euro.

El indicador del clima empresarial (ICE) en la zona euro aumentó ligeramente (0,06 puntos), para situarse en -1,21.

La ligera recuperación se debió a la mejora de los análisis por parte de los empresarios sobre la pasada producción, así como de los libros de pedidos de exportaciones y la adecuación de las reservas de productos acabados.