El líder supremo iraní, ayatolá Ali Jamenei, calificó hoy de "pecado imperdonable" la fabricación y uso de bombas nucleares y pidió que Oriente Medio sea una zona libre de estas armas, en la apertura de la 16ª Cumbre del Movimiento de Países No Alineados (MPNA), que se celebra en Teherán.

En su discurso ante las delegaciones de los 120 países en desarrollo miembros del MPNA, Jamenei recalcó el derecho de Irán al uso pacífico de la energía nuclear, pero aseguró que las armas atómicas "no garantizan la seguridad ni fortalecen a los países".

Atacó a EEUU por su arsenal de armas nucleares y dijo que es "el único país culpable de usarlas".

Al mismo tiempo, arremetió contra EEUU y sus aliados occidentales, además de Israel por tratar de impedir el uso de la energía nuclear con fines pacíficos a otros países y les acusó de "mentir" cuando manifiestan sus temores de que Irán quiere fabricar bombas atómicas.

Por otro lado, Jamenei atacó a Israel y Estados Unidos por su política en Palestina y apuntó, como una "solución justa y democrática", un "referéndum para decidir el futuro" de esa tierra, en el que participen musulmanes, cristianos y judíos.

En referencia a los No Alineados, Jamenei indicó que en esta Cumbre se quiere "dar una nueva vida al Movimiento" para desarrollar un nuevo orden tras la Guerra Fría y el unilateralismo que la siguió.

"En los últimos tiempos, hemos sido testigos del fracaso de la política de la Guerra Fría y el unilateralismo que le siguió y, con las lecciones de esas experiencias históricas, el mundo está en transición hacia un nuevo orden internacional en el que el MPNA puede y debe desempeñar una nueva función", dijo Jamenei.

Según Jamenei, ese nuevo orden internacional "no debe manejarse al dictado de los países occidentales" y, en referencia a la ONU, criticó al Consejo de Seguridad y calificó de "dictadura" el derecho de veto de los cinco miembros permanentes del organismo.

El líder religioso y político de Irán animó a los asistentes a defender los valores que llevaron hace cinco décadas a crear el MPNA, de los que citó el anticolonialismo, la independencia política, económica y cultural, la no alineación con bloques de poder y la solidaridad y la cooperación entre los miembros.

Jamenei ha acudido a la sede del encuentro acompañado por el presidente, Mahmud Ahmadineyad, que posteriormente encabezará la reunión y dirigirá una alocución a los asistentes, y los jefes del poder legislativo y judicial, así como las cabezas de los influyentes consejos de la República Islámica.

Antes del discurso de Ahmadineyad, el presidente egipcio, Mohamed Mursi, cuyo país ha ejercido la Presidencia del MPNA los tres últimos años, también pronunciará una alocución en la que la entregará a Irán para los tres próximos.

Según la organización de la Cumbre, de las delegaciones oficiales asistentes a la reunión, 29 están encabezadas por jefes de Estado, 7 por primeros ministros y 9 por vicepresidentes, mientras que el resto las dirigen ministros, otros altos cargos o embajadores.

Entre las delegaciones, destaca la de la ONU, encabezada por su secretario general, Ban Ki-moon, quien llegó ayer y se ha reunido con las autoridades iraníes para pedirles pruebas de que su programa nuclear es exclusivamente pacífico, un mayor respeto de los Derechos Humanos y colaboración para resolver el conflicto de Siria.

También está el presidente de Egipto, Mohamed Mursi, el primer jefe de Estado de su país que visita Irán en décadas, ya que Teherán y El Cairo mantienen rotas las relaciones diplomáticas desde 1979.

La Cumbre de Teherán de los No Alineados se ha visto marcada por las críticas de EEUU e Israel a la asistencia de Ban al encuentro, que reúne a casi dos tercios de los miembros de la ONU, y también por el conflicto de Siria, así como la cuestión nuclear iraní.