La Policía holandesa acabó hoy el interrogatorio de los siete españoles de la tripulación del avión de la aerolínea Vueling, que aterrizó ayer en Amsterdam procedente de Málaga escoltado por dos F-16 tras una falsa alarma de secuestro.

"Los interrogatorios tuvieron lugar en parte anoche y en parte hoy, tras lo cual los pilotos y el resto de la tripulación tienen hoy libertad absoluta de movimiento, pudiendo abandonar Holanda si lo desean", indicó a Efe el portavoz de la policía militar activa en el aeropuerto de Schiphol, Martijn Pelen.

Un problema de comunicaciones entre la torre de control y los pilotos hizo saltar la alarma el miércoles por un posible secuestro del avión, que finalmente aterrizó escoltado por dos cazas F-16 que fueron activados según los protocolos de seguridad.

Medios de comunicación holandeses indican hoy que la torre de control del aeropuerto escuchó música árabe que supuestamente estaría sonando en la cabina del piloto, lo cual contribuyó a que se pusieran en marcha los protocolos de seguridad.

Las autoridades holandesas han iniciado una investigación de los hechos que provocaron el incidente, incluyendo la actuación de los pilotos españoles.