Un funcionario de Carabineros fue expulsado por agredir a un joven en la marcha estudiantil del pasado martes, después de que se difundiera un video que registró el ataque policial, informó hoy el alto mando de la institución.

La expulsión se suma a la sanción que recibieron un oficial y tres suboficiales de Carabineros que obligaron a desnudarse a unos alumnos de secundaria tras haber sido arrestados en el marco de las protestas estudiantiles.

En el video realizado por un obrero se ve a un grupo de manifestantes que se refugia en un edificio en construcción situado a pocos metros del centro de Santiago. Posteriormente ingresan unos tres policías que atacan con patadas en la cabeza a un manifestante en el violento desalojo.

El jefe de la prefectura central de Carabineros, coronel Víctor Tapia dijo a los periodistas que se pudo establecer la identidad de un funcionario que citado a presencia reconoció su participación en un hecho que se aparta absolutamente de los lineamientos de la institución.

"De forma inmediata fue desvinculado de la institución, este miércoles a las 20.00 horas (00.00 GMT del jueves). Aparte de eso se ordenó la instrucción de un sumario para poder establecer eventuales responsabilidades respecto de otro personal", informó Tapia.

En tanto, el general director de Carabineros, Gustavo González, afirmó que se van a hacer todos los esfuerzos necesarios para que este tipo de hechos no se vuelvan a repetir.

"Que haya un mayor control, una mayor capacitación de nuestro personal. Ahora bien, yo no puedo asegurar que ningún hecho va a volver a ocurrir. Eso no es posible en una institución tan grande como la nuestra de casi 50 mil carabineros", añadió.

La marcha del pasado martes reunió a 180.000 estudiantes, según los convocantes, y terminó con incidentes aislados protagonizados por encapuchados que se enfrentaron a la policía y destruyeron mobiliario público y privado.

Los estudiantes piden desde mediados del año pasado por una educación pública, gratuita y administrada en el nivel básico y secundario por el Gobierno central y no por los municipios, como ocurre en la actualidad.

A nivel universitario buscan el fin del lucro existente en muchos centros privados y de los altos costes de las carreras, que deben solventar con créditos del sistema financiero.

El Gobierno ha respondido con ofertas de créditos más baratos, más becas y una reforma tributaria que se debate en el Congreso, que busca recaudar hasta 1.000 millones de dólares para la educación, pero se niega a los cambios estructurales del sistema que exigen los estudiantes.

En el marco de la movilización estudiantil, los jóvenes se han tomado varios recintos educativos que han sido desalojados por la policía, pero horas después vueltos a ocupar por los estudiantes.

Asimismo, y con el apoyo de organizaciones sociales y el Colegio de Profesores, a partir del segundo semestre han realizado varias marchas en Santiago y otras ciudades del país.

En los últimos días han sido varias las denuncias en contra de la policía, ya sea a través de video y fotografías, en las que se acusa de violencia desmedida de los carabineros en las marchas y en los desalojos de los establecimientos educacionales.