Unas 6.000 personas han sido evacuadas en dos barrios de la localidad alemana de Oranienburg, que linda al norte con Berlín, para proceder a la desactivación de dos bombas que fueron lanzadas durante la Segunda Guerra Mundial.

Se trata de dos artefactos de 250 kilogramos de peso cada uno similares al que este martes fue detonado de manera controlada en la ciudad de Múnich, sin causar heridos, aunque si cuantiosos daños materiales en 17 edificios.

Las dos bombas de Oranienburg fueron localizadas durante sendas obras de construcción, una de ellas en un barrio del sur de la ciudad y la segunda junto a la estación central de ferrocarril.

La primera de ellas será previsiblemente desactivada por artificieros a lo largo de la mañana tras la evacuación de unas 4.000 personas residentes en edificios cercanos al lugar del hallazgo.

Debido a su mal estado, la segunda bomba será explosionada de manera controlada por la tarde, tras ser cubierta, al igual que la de Múnich, con arena y balas de paja para amortiguar los efectos de la detonación.

La bomba situada junto a la estación central de Oranienburg ha obligado a evacuar a unas 1.800 personas y suspender el tráfico ferroviario.

La ciudad de Oranienburg fue objeto de bombardeos aéreos masivos por parte de los aliados durante la II Guerra Mundial ya que albergaba entonces una gran parte de la industria bélica del III Reich.

Desde 1990 han sido desactivadas o explosionadas en Oranienburg unas 130 bombas de la guerra, algunas de una tonelada de peso, y se calcula que en su subsuelo se encuentran "dormidas" otras 350 mas.

El subsuelo de Berlín y Brandeburgo, la región que rodea la capital alemana, es muy blando y arenoso y las bombas que no llegaban a explosionar tras su lanzamiento se las tragaba literalmente la tierra, desapareciendo de la vista.