El Gobierno de Paraguay destacó hoy la elevación de la calificación crediticia otorgada por la agencia Standard & Poor's (S&P), tras la crisis política derivada de la destitución del presidente Fernando Lugo en junio pasado.

El ministro paraguayo de Hacienda, Manuel Ferreira Brusquetti, consideró que la calificación crediticia soberana de "BB-/B" para moneda extranjera y local otorgada la víspera por la S&P refleja "la sostenibilidad de la economía del país en los últimos meses".

"Nuestro país ha demostrado buenos niveles de confianza y gestión mediante el buen desempeño de actores económicos, empresarios trabajadores y agricultores", expresó el ministro en declaraciones a la radio asuncena Primero de Marzo.

El nuevo rango otorgado por la S&P mantiene al país en una categoría de economía con menos vulnerabilidades en el corto plazo, según destacó la agencia pública IP Paraguay en un comunicado.

Esa agencia había colocado la calificación BB- de la deuda soberana paraguaya bajo perspectiva negativa el 25 de junio pasado, tres días después de la destitución en juicio político de Lugo, que fue sustituido en el cargo por el vicepresidente Federico Franco.

El ministro de Hacienda reconoció, además, que el desafío ahora pasa por elevar aún más la calificación mediante la capitalización del Banco Central del Paraguay, uno de los proyectos económicos encarados por el nuevo Poder Ejecutivo.

La destitución de Lugo devino en la suspensión de Paraguay en el Mercosur y en la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que consideran que esa situación produjo un "quiebre democrático" en el país.