El empleo en el sector privado cubano pasó de 16% en 2010 a 22% el año pasado, un incremento que se hizo más notable en la agricultura y el autoempleo, dos rubros en los que el gobierno se propuso recortar el papel del Estado.

Cuba contó con cinco millones de trabajadores en 2011 de los cuales 1,1 millón no tuvieron vínculos laborales con el Estado pues son "privados" o "cooperativistas", indicó el informe de la Oficina Nacional de Estadísticas sobre empleo y salarios difundido el jueves.

Hasta ahora las únicas cooperativas autorizadas en Cuba son aquellas ligadas a la agricultura.

En 2010, cuando el presidente Raúl Castro anunció su intención de achicar las plantillas gubernamentales y flexibilizó los permisos para el ejercicio de oficios independientes, había 4,9 millones de trabajadores en la isla y sólo 801.000 ciudadanos no tenían vínculos con el Estado.

Castro también ofreció tierras en usufructo a productores privados para que explotaran tierras ociosas, a fin de bajar la creciente factura de importación de alimentos a la que se enfrenta la isla cada año.

El vicepresidente cubano Esteban Lazo indicó recientemente que las autoridades esperan contar con un sector no estatal --en sus diferentes variantes-- que aporte un equivalente a 40% de la economía cubana.

Se espera además que antes de fin de año sea publicada una normativa que autorice las cooperativas no agrícolas en áreas como servicios a la población, la pequeña producción o la construcción y que podría fortalece el sector no estatal de empleo.