China acordó hoy la compra de 50 Airbus del modelo A320, por valor de 2.790 millones de euros (3.500 millones de dólares), tras la reunión en Pekín de la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro chino Wen Jiabao, informó la agencia oficial Xinhua.

La firma del acuerdo, presidida por los dos mandatarios y con la presencia del máximo responsable de Airbus, Tom Enders, culminó la segunda ronda de consultas intergubernamentales chino-alemana, en la que participaron siete de los 14 ministros del Gabinete de Merkel.

El estatal Banco Industrial y Comercial de China (ICBC), el mayor del mundo por volumen de capitalización, es el encargado de financiar la compra.

Los jefes de Gobierno de China y Alemania también presidieron la firma de otra decena de acuerdos bilaterales en los sectores de aviación, automóviles, comunicación, energía, medio ambiente, sanidad y cooperación marítima, señaló la fuente oficial.

Informaciones previas habían estimado que China iba a acordar la compra de un pedido dos veces mayor (100 Airbus, por un volumen de unos 7.000 millones de euros, 8.500 millones de dólares), aunque en todo caso se trata del primer pedido significativo del país asiático a Europa después del conflicto vivido entre ambas partes por el tráfico de emisiones.

El pasado año, tras conocerse el plan de la Unión Europea de cobrar a líneas aéreas de todo el mundo por sus emisiones sobre cielo europeo, China -uno de los países más opuestos a este sistema- paralizó la adquisición de aviones de Airbus, y se estima que debido a ello no se ha completado la venta al país de 35 aparatos A330.

Durante la actual visita de Merkel a China (sexta durante su mandato, y segunda en lo que va de año) la canciller alemana visitará junto a Wen la planta de ensamblaje de Airbus en Tianjin (al este de Pekín), que participa en el montaje de modelos A220 como los adquiridos hoy.