El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, opina que Suecia "ha cambiado de una manera muy triste" respecto a lo que era en los años 70, según dijo en una entrevista que concedió a dos canales de televisión latinoamericanos en la embajada ecuatoriana en Londres y que será difundida hoy.

Según un adelanto de la entrevista hecha por el canal ecuatoriano Gama TV y el internacional Telesur, Assange, quien goza de asilo diplomático de Ecuador y es reclamado por la justicia sueca por denuncias de abusos sexuales, considera que el país escandinavo ya no es lo que era.

Como prueba mencionó un cable enviado por el embajador de Estados Unidos en Estcolmo en 2007, con el titular "Suecia ha consignado la neutralidad al tacho (cubo) de basura de la historia", y subrayó que Suecia "está en más de 100 de comités de la OTAN" y sus fuerzas se encuentran "bajo el mando de los Estados Unidos en Afganistán".

También recalcó que ese país "fue el quinto en Libia con aviones", en referencia a la intervención de la OTAN en ese país durante la revuelta contra Muamar el Gadafi en 2011, y señaló que es el mayor fabricante de armas per cápita del mundo.

En el mismo programa televisivo, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, no quiso pronunciarse sobre esas acusaciones. "No quisiera opinar sobre un país que queremos tanto como Suecia", dijo.

Assange, que está refugiado desde junio en la embajada ecuatoriana en Londres y tiene asilo desde agosto, pero no puede salir por falta de un salvoconducto británico, reiteró que él y WikiLeaks son objeto "de una persecución política de Estados Unidos y de sus aliados".

WikiLeaks ha divulgado miles de cables diplomáticos confidenciales con opiniones comprometedoras, especialmente de Estados Unidos.

Correa, por su parte, afirmó que hay "indicios claros" de que Assange sufre una persecución política y dijo que "en caso de ser extraditado a Estados Unidos no hay ninguna garantía de un debido proceso".

El fundador de WikiLeaks es sospechoso de cuatro delitos sexuales en Suecia, incluido el de violación.

Correa ha propuesto como solución a la situación actual que el Reino Unido entregue un salvoconducto a Assange o que Suecia dé garantías de que no lo extraditará a Estados Unidos.

En las últimas semanas Ecuador ha recibido el apoyo de la Organización de Estados Americanos (OEA), la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) por una supuesta "amenaza" del Reino Unido de irrumpir en la embajada para arrestar a Assange.

Assange aseveró que ese respaldo fue "una sorpresa placentera". "Todos en América Latina salieron a apoyarnos, incluso esos grupos relativamente de derecha en algunos países", dijo.

Tras las resoluciones de los organismos regionales, el Reino Unido y Ecuador han reanudado el diálogo sobre el tema y esta semana lo trataron en Londres el ministro británico de Exteriores, William Hague, y el vicepresidente ecuatoriano, Lenín Moreno.

Correa dijo que "puede ser mañana que se resuelva esto, o meses, o años".