El español Fernando Alonso (Ferrari), campeón en 2005 y 2006, afronta como líder sólido la segunda parte del Mundial de Fórmula Uno, que se reanudará este fin de semana, después del parón vacacional, en la mítica pista de Spa-Francorchamps, sede del Gran Premio de Bélgica.

Tras las once primeras carreras de un campeonato que tendrá veinte, Alonso -vencedor este año en los Grandes Premios de Malasia, Europa (en Valencia) y Alemania, donde firmó su trigésima victoria en F1- lidera con 164 puntos, cuarenta más que el australiano Mark Webber (Red Bull), que se impuso en Mónaco y en Silverstone (Gran Bretaña).

Tercero, con 122 puntos, es el bicampeón alemán Sebastian Vettel, compañero del anterior y ganador en Bahrein, a 42 del doble campeón mundial asturiano, que aventaja en 47 al inglés Lewis Hamilton (McLaren), vencedor en 2008 y ganador de la última carrera disputada, en el Hungaroring, donde se anotó su segunda victoria del año, tras la lograda en Montreal (Canadá), y alcanzó los 117 puntos.

El finlandés Kimi Raikkonen (Lotus), vencedor en 2007 -cuando logró el último título de pilotos para Ferrari-, es quinto, con 116 puntos, uno menos que Hamilton, en el Mundial de los seis campeones.

A partir de ahí, la clasificación experimenta un importante salto, ya que el alemán Nico Rosberg -vencedor en China- suma 77 puntos, uno más que el otro inglés de McLaren, Jenson Button, que se convirtió en el primer líder al ganar la prueba inaugural de Melbourne (Australia).

El Gran Premio de Bélgica, que alcanza su quincuagésimo séptima edición como prueba del Mundial de Fórmula Uno, es uno de los pocos que nunca ha ganado Alonso, que pasó parte de sus vacaciones en su Asturias natal y en las Islas Baleares, sin descuidar en ningún momento su puesta a punto, prodigándose en los gimnasios, la carrera a pie y el ciclismo.

Deporte con el que compartió entrenamiento con el doble campeón mundial de rallys Carlos Sainz y con su hijo Carlos -joven promesa del automovilismo español-, según informó el piloto de Oviedo en su cuenta de 'twitter', red social en la que se estrenó con el campeonato de F1 y en la que cuenta con casi un millón de seguidores.

La prueba se disputará en Spa, el circuito más largo del Mundial -de 7.004 metros- con numerosas subidas y bajadas; y que, situado en las colinas de las Ardenas, tiene un microclima que puede dar lugar a que llueva en una parte de la pista y en otras no.

Según Vettel, ganador aquí el año pasado, cuando se convirtió en el bicampeón mundial más joven de la historia, Spa tiene "todo tipo de curvas: ultra-rápidas, de velocidad media y 'chicanes' lentas; todo ello alternado con rectas rápidas".

Una pista en la que mañana arrancarán los entrenamientos libres, que se completarán el sábado antes de la calificación que ordenará la formación de salida de la carrera del domingo, prevista a 44 vueltas, para completar un recorrido de 308 kilómetros en la 'montaña rusa' de las Ardenas.

En ella buscarán acabar entre los primeros Pastor Maldonado (Williams), que en el Gran Premio de España, disputado en Montmeló (Barcelona), se convirtió en el primer venezolano en ganar una carrera de F1; y el mexicano Sergio Pérez (Sauber), que este año ha sido segundo en Malasia y tercero en Canadá.

Por su parte, Alonso intentará fortalecer su ventaja en el Mundial en una pista en la que podría festejar su primera victoria, la trigésimo primera en F1 y que igualaría la cuarta mejor marca histórica del inglés Nigel Mansell. El asturiano ya ganó allí hace doce años en la Fórmula 3000, antes de dar el salto a la categoría reina.

Además, si entra en los puntos, el español igualará la mejor racha de todos los tiempos del 'hombre récord' de la Fórmula Uno, el alemán Michael Schumacher (Mercedes), siete veces campeón del mundo y ganador de 91 carreras, que no puntuó en 24 carreras consecutivas: las comprendidas entre el Gran Premio de Hungría de 2001 y el de Malasia de 2003.

El piloto germano llegará en Bélgica -donde los compuestos elegidos por el suministrador único de neumáticos, Pirelli, son el medio (reconocible por la raya blanca) y el duro (plateada)- a su Gran Premio número 300, cifra que sólo supera el que fuese su compañero en Ferrari -escudería para la que el 'Kaiser' logró cinco de sus siete títulos-, el brasileño Rubens Barrichello, con 326.

Para Schumacher -el más veterano de la parrilla, con 43 años- la de Spa es una de sus pistas talismán, ya que detenta la plusmarca de victorias allí (seis). La de su debut, en 1991; en la que logró su primer triunfo, un año después, y en la que en 2004 festejó, con cuatro carreras de antelación, su séptimo título mundial, el quinto consecutivo con Ferrari.