Los principales indicadores de Wall Street cerraron el miércoles con ligeras ganancias gracias a alentadores informes sobre el crecimiento económico y ventas más firmes de viviendas en Estados Unidos.

El promedio industrial Dow Jones subió 4,49 puntos y se ubicó en 13.107,48, mientras que el Standard & Poor's 500 avanzó 1,19 unidades y terminó en 1.410,49 y el tecnológico Nasdaq ganó 4,05 tantos y quedó en 3.081,19.

La economía estadounidense se expandió a una tasa anualizada de 1,7% de abril a junio gracias a un mayor gasto del consumidor y de exportaciones. Ello representa una mejora respecto al cálculo inicial de 1,5%, pero no lo suficiente para hacer bajar el desempleo.

Según la Asociación Nacional de Corredores de Bienes Raíces, las ventas de casas usadas aumentaron en julio 2,4%, su nivel más alto desde abril de 2010, el último mes en el que los compradores podían aspirar a un crédito fiscal federal.

"En general es un mensaje contradictorio", señaló JJ Kinahan, estratega jefe de derivados en la firma TD Ameritrade. "Todos sabemos que necesitamos un crecimiento (económico) de 2%. Es imposible una mejora en el sector vivienda sin una mejora en el panorama del desempleo. Es necesario una concordancia de las cifras en algún momento", agrego.

El petróleo crudo perdió 84 centavos y cerró en 95,45 dólares el barril. El huracán Isaac tocó tierra el martes por la noche en Estados Unidos pero, según los pronósticos, los ventarrones y lluvias del temporal no causarán grandes daños a las operaciones petroleras en el Golfo de México.

Los mercados bursátiles han registrado bajos volúmenes este final del tercer trimestre. Las variaciones de los índices han sido escasas debido a que las sesiones han registrado algunas de las transacciones más flojas este año.

Poco más de 10.000 millones de acciones se han negociado en las últimas cuatro sesiones en la Bolsa de Valores de Nueva York, la racha con el volumen más flojo desde los últimos cuatro días de 2011. Un indicador de la volatilidad bursátil, el Vix, se precipitó recientemente hasta su nivel más bajo en cinco años.

El miércoles, el volumen de transacciones fue ligero, con 2.500 millones de títulos. Tres acciones subieron por cada dos que bajaron en la Bolsa de Valores de Nueva York.

Kinahan señaló que tiene congruencia la aparente falta de dirección del mercado, en especial antes del fin de semana que abarca del Día del Trabajo y el discurso previsto para el viernes del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, que ha suscitado expectación. El Día del Trabajo en Estados Unidos cae este 2012 el lunes 3 de septiembre.

"No hay incentivos para tomar posiciones grandes", señaló el experto. "Muchas personas que conozco tienen pensado tomarse el fin de semana de tres días o simplemente vendrán para el discurso (de Bernanke) a fin de ver si dice algo interesante que haga moverse al mercado. Si no, permanecerán fuera", apuntó.