El arzobispo emérito sudafricano y Nobel de la Paz de 1984, Desmond Tutu, renunció a participar en una conferencia que se celebra mañana en Johannesburgo junto al exprimer ministro del Reino Unido, Tony Blair, debido a su participación en la guerra de Iraq que inició EEUU en 2003.

"El arzobispo ha dedicado mucho tiempo en los últimos días a luchar con su conciencia, y ha consultado con personas de su confianza (para decidir) si debía acudir o no a la conferencia", afirmó la oficina de Desmond Tutu en un comunicado difundido hoy por el diario sudafricano "Times".

"Finalmente, el arzobispo ha considerado que la decisión de Blair de apoyar la invasión estadounidense de Iraq, en base a la supuesta existencia de armas de destrucción masiva, es moralmente indefendible", señala el texto.

Desmond Tutu debía asistir a una conferencia de la Cumbre de Liderazgo de la compañía sudafricana "Discovery Invest", que se celebra mañana en Sandton, distrito financiero de Johannesburgo, junto al exprimer ministro británico Tony Blair, y el campeón de ajedrez y activista político ruso, Garry Kaspárov.

"El arzobispo lamenta profundamente las inconveniencias y la decepción de los organizadores", concluyó la oficina de Tutu.

La visita a Sudáfrica de Blair ha despertado también el rechazo de parte de la comunidad musulmana del país, debido a la participación del Reino Unido en la invasión de Irak en 2003.

El partido musulmán Al Jama-ah anunció el pasado lunes que se manifestará mañana frente al centro de conferencias de Sandton durante la intervención del exmandatario británico.

"La protesta se llevará a cabo para reclamar la detención de Blair por crímenes contra la humanidad", afirmó el líder de Al Jama-ah, Ganief Hendricks, en palabras recogidas por el diario sudafricano Times.

Hendricks aseguró también que alguno de los activistas tratarán de apresar a Blair para "llevarle al tribunal de La Haya".

La página web "Arresten a Blair" (arrestblair.org) ha ofrecido una recompensa para quienes logren detener al exprimer ministro del Reino Unido.

Activistas ya trataron de arrestar a Blair en China, en el Parlamento Europeo en Estrasburgo y en Dublín.