El tenista español Tommy Robredo volvió casi después de dos años a competir en un torneo de Grand Slam y se estrenó hoy con una victoria en la primera ronda del Abierto de Estados Unidos, de la que se mostró "contento" por poder entrar "por fin" en la pista "pensando en tácticas y no en dolores".

"Han sido unas semanas duras, porque después de la lesión, volví a jugar, pero obviamente el cuerpo se resiente, le cuesta adaptarse, duele todo, y es muy difícil encadenar dos o tres meses seguidos jugando, pero he llegado aquí y he podido ganar, así que estoy contento", declaró Robredo tras vencer al italiano Andreas Seppi.

"No es que no esperara la victoria, porque sabía que estaba jugando bien, pero, aunque voy mejorando, físicamente no estaba muy bien, llevo un tiempo aguantando, y la pista rápida no me favorecía mucho para los dolores, pero lo hemos podido solucionar", añadió el catalán, de 30 años y que se lesionó en la pierna hace dos años.

Robredo apuntó que siente "ganas de seguir a tope" tras comprobar que, "después de casi año y medio sin jugar, puedes volver con el nivel necesario para ganar a un cabeza de serie" como Seppi, a quien derrotó en tres sets con parciales de 6-1, 7-5 y 6-3.

El tenista especificó que sus expectativas se cifran en "intentar acabar el año entre los cien mejores, para afrontar el año que viene jugando en la clasificación ATP", en la que actualmente ocupa el puesto 178.

"No nos podemos engañar. Estoy en esa posición aunque mi nivel no sea ése, y lo importante es que, cuando en febrero se me acabe el ránking protegido, pueda estar ya en un lugar suficientemente bueno como para poder competir con los jugadores con los que creo que tengo que jugar", señaló Robredo.

En ese sentido, el deportista apuntó que ganar un partido en este Grand Slam "va muy bien, porque aporta 35 puntos", pero matizó que "hay que ir poco a poco", ya que, según sus palabras, ganar a un cabeza de serie no implica que pueda plantearse hacer "lo mismo que hacía en años anteriores" en un torneo como el Abierto de EEUU.

Por ello, su reto para el resto de la competición no es "alcanzar más nivel, sino estar bien físicamente, y encadenar dos o tres victorias seguidas para poder coger un poquito más de confianza e ir escalando posiciones poco a poco".

Asimismo, especificó que su próximo rival, el argentino Leonardo Mayer, es "peleón", por lo que es consciente de que no le "pondrá las cosas fáciles", pero precisó que le da igual con quién jugar, ya que su prioridad es "entrar a la pista pensando en tácticas y no en dolores, como en los últimos dos años", y dar su "máximo".

En cuanto al papel que pueden jugar los españoles en el torneo, Robredo aseveró que, a pesar de que falta Rafa Nadal, "que es una baza importante siempre", compite "el número cinco del mundo", en referencia a David Ferrer.

"Parece que nunca nadie le da importancia, pero es un espectáculo ver lo que Ferrer está haciendo últimamente, y es una pena que no se le dé más valor, pero los jugadores de dentro sí se lo damos", afirmó Robredo,

Por último, el tenista catalán añadió que Nicolás Almagro, Feliciano López o Fernando Verdasco "han demostrado que en torneos importantes pueden hacerlo bien", por lo que abogó por+ "darles más mérito".