El senador republicano de Arizona y excandidato presidencial, John McCain, afirmó hoy que Mitt Romney representa: "nuestras mejores esperanzas para nuestro país y para el mundo".

Estados Unidos "no puede darse el lujo" de un segundo mandato con el presidente Barack Obama, dijo McCain, y pidió el apoyo hacia Mitt Romney para resguardar la "excepción americana en el mundo".

La elección de Romney "representa nuestras mejores esperanzas para nuestro país y para el mundo", afirmó McCain en su discurso ante la convención nacional republicana en Tampa (Florida), en la que Mitt Romney aceptará la candidatura presidencial por su partido.

"Afrontamos una opción con consecuencias, y no nos equivoquemos, es una opción. Podemos escoger un derrotero de declive, hacia un futuro que es más sombrío y más peligroso que nuestro pasado, o podemos escoger reformar nuestro fallido Gobierno, revitalizar nuestra débil economía y renovar los cimientos de nuestro poder y liderazgo en el mundo", dijo.

McCain, que perdió las presidenciales en 2008 frente a Obama, centró su discurso en asuntos de defensa y política exterior, destacando el liderazgo de Estados Unidos en pos de la democracia y en el combate contra las enfermedades y la pobreza.

"Hemos liderado desde la vanguardia, jamás desde la retaguardia. Esto es lo que hace a EE.UU. una nación excepcional: no se trata solo de quiénes somos, es el récord de lo que hemos hecho", señaló McCain, un veterano condecorado y exprisionero de la guerra de Vietnam.

McCain atacó el liderazgo de Obama en asuntos de defensa y advirtió que EE.UU. afronta una serie de "amenazas que son más complejas, más numerosas y tan mortales como las que pueda recordar en toda mi vida" y, durante el mandato de Obama, los retos se han vuelto "más difíciles de resolver".

"No podemos darnos el lujo de seguir más por ese rumbo, no podemos permitir que nuestros amigos y aliados, desde Latinoamérica hasta Asia, Europa, Oriente Medio y especialmente Israel, una nación cuya existencia está bajo amenaza, duden del liderazgo de EE.UU.", argumentó McCain, el republicano de mayor rango en el Comité de Servicios Armados del Senado.

McCain consideró que EE.UU. "no puede darse el lujo" de dar a Rusia y China el poder de veto sobre "cómo defender nuestros. intereses y el avance de nuestros valores en el mundo".

También criticó la estrategia militar de EE.UU. por la retirada de las tropas estadounidenses en Afganistán antes de que ese país haya logrado la paz.

"El presidente ha desalentado a nuestros amigos y envalentonado a nuestros enemigos, y es la razón por la cual nuestros comandantes no recomendaron esa decisión (de la retirada), y han dicho que eso pone en riesgo nuestra misión" en ese país, continuó.

El senador de Arizona criticó además el inminente recorte de 500.000 millones de dólares en gastos de defensa, previstos para enero próximo si el Congreso no logra un acuerdo sobre la reducción del déficit federal.

Para McCain, Obama no está demostrando liderazgo para impedir este "golpe devastador a nuestro Ejército".

Agregó que EE.UU. no puede "darse el lujo de abandonar la causa de la libertad" porque, a su juicio, el "líder del mundo libre tiene que apoyar" a los pueblos que añoran "la liberación de sus carceleros, torturadores y tiranos".

En ese sentido, dijo que Obama perdió una "oportunidad histórica" de dar su apoyo pleno a la revolución iraní para eliminar una "dictadura brutal que aterroriza a Oriente Medio y amenaza al mundo".

Citó también el ejemplo de la represión del régimen del presidente sirio, Bachar al-Asad, a quien atribuyó la muerte de más de 20.000 personas, mientras "los extremistas están ganando terreno".

Según McCain, el mandatario estadounidense "no está siendo leal con nuestros valores" y EE.UU. debe restaurar su liderazgo mundial contra tiranías porque eso pide el mundo.

"La demanda por nuestro liderazgo en el mundo nunca ha sido mayor. La gente no quiere menos de EE.UU., quiere más", subrayó McCain, cuyo discurso fue seguido por un vídeo que ensalzaba el apoyo de Romney al Estado israelí.

McCain, otrora rival de Romney en las primarias de 2008, reiteró en al menos cinco ocasiones su confianza en el liderazgo de éste y su capacidad de "afirmar el carácter excepcional y responsabilidades de nuestra nación".