La relatora especial de las Naciones Unidas Najat Maalla M'jid denuncio el martes que niños guatemaltecos continúan siendo victimas de la trata de personas, la explotación sexual y laboral.

"Se han tomado medidas pero en Guatemala aún existe una tolerancia social que acepta la violencia para las mujeres y la niñas desde una temprana edad. Esta es una percepción que tiene que comenzar a cambiar", dijo Maalla en rueda de prensa.

La relatora estuvo en Guatemala por 10 días para visitar centros con programas dedicados a la protección de los niños victimas de violencia y abusos.

Maalla enfatizó que la explotación sexual afecta mas a niñas y que existe una preocupación especial por el gran número de menores madres "por los abusos sexuales intrafamiliares y de la ausencia de educación sexual que no permite informar a los niños sobre los riesgos inherentes".

Señaló que "la amplitud real de la venta y de la explotación sexual permanece difícil de determinar por la falta de denuncia y un sistema legislativo que tome medidas fuertes y puna a aquellas personas que las violen".

La funcionaria de Naciones Unidas también apuntó a que las redes del narcotráfico y crimen organizado también miran con ventaja a países donde las instituciones son frágiles y las oportunidades para generar ingresos son vastas.

Al ser consultada sobre si existe una voluntad política en Guatemala, respondió a The Associated Press que, "si existe una intención de colaborar transnacionalmente a lo largo de la región pero para poder responder si existe o no una voluntad política, solo se puede evidenciar a través de cambios concretos lo cual aún no hemos visto".