El presidente de EE.UU, Barack Obama, no vio la convención republicana anoche, en la que intervino la esposa del candidato republicano Ann Romney y el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie "ya que tenía otras cosas que hacer", aseguró hoy Jay Carney, portavoz de la Casa Blanca.

"Estuve con él. Luego estuvo trabajando en sus informes y leyendo gran cantidad de material, viendo deportes, pero no viendo la convención. Tenía otras cosas que hacer", explicó Carney a los periodistas que le acompañaban en el avión presidencial rumbo a Charlottesville, Virginia, donde Obama intervino en un acto electoral.

Carney explicó que el presidente estadounidense prefiere informarse a través de la prensa escrita.

"Tiene un gran respeto por los periodistas televisivos pero la mayor parte de la información la recibe a través de medios impresos", agregó el portavoz presidencial.

Carney agregó que "estábamos supervisando la evolución de la tormenta ("Isaac")" y explicó que "la mayor parte del tiempo que la televisión está encendida y el presidente está en la habitación, principalmente está puesto (el canal de deportes) ESPN".

El presidente Obama pasó la noche en Fort Collins, Colorado, tras concluir un acto electoral en ese estado del oeste de EE.UU.

No obstante, el foco político estuvo centrado anoche en la Convención Republicana que se celebra en Tampa, Florida, y donde Mitt Romney fue designado oficialmente el candidato republicano a la presidencia y se escucharon los discursos de líderes republicanos como el gobernador de Nueva Jersey o el exaspirante a la candidatura presidencial, Rick Santorum.

Especialmente comentado por los medios estadounidenses fue el discurso de su esposa, Ann Romney, que ofreció una visión más cercana y personal del exgobernador de Massachusetts.

Quien sí se refirió al discurso de la esposa de Romney fue la portavoz de campaña demócrata, Jen Psaki, que lo calificó de "efectivo".

"Creo que dio un discurso muy poderoso sobre su marido y su familia y la fortaleza de ese vínculo. Fue un discurso en apoyo de su marido y fue muy efectivo. Dejaremos que sean los votantes y los espectadores que decidan cuáles son sus pensamientos respecto a la papeleta a elegir", afirmó Psaki.

Psaki rechazó, no obstante, que hubiese novedad en los discursos de anoche, especialmente en referencia al voto femenino.

"No hay nada que escuchásemos, de todos los que intervinieron anoche, que cambie el hecho de que no apoyan un pago igualitario para las mujeres, de que nos quieren retrotraer a un enfoque de 1950", dijo la portavoz demócrata.