México puede tomar represalias en el comercio con Argentina en caso de que este país desacate un fallo en su contra de las instancias de solución de controversias en organismos internacionales, dijeron hoy fuentes oficiales.

"Se pueden aplicar represalias si el fallo es a nuestro favor y Argentina no acata o no da cumplimiento a un fallo que en su momento emita la OMC (Organización Mundial de Comercio) o la Aladi (Asociación Latinoamericana de Integración)", dijo a Efe el subsecretario de Comercio Exterior de México, Francisco Rosenzweig.

En junio pasado, Argentina anunció la suspensión por tres años de la aplicación del Acuerdo de Complementación Económica (ACE) en el sector automotor (55), con el argumento que la revisión de ese acuerdo entre Brasil y México impactó en la balanza comercial.

En respuesta, el Gobierno mexicano pidió el viernes pasado ante la OMC la celebración de "consultas formales" con Argentina por las medidas, a su juicio "proteccionistas", que afectan a las exportaciones mexicanas.

Rosenzweig añadió que desde hace dos meses se presentó una demanda ante el mecanismo de solución de controversias de la Aladi, organismo bajo el que se firmó el Acuerdo de Complementación Económica entre México y Argentina.

El funcionario explicó que la controversia con Argentina se lleva en dos canales distintos: un proceso ante la OMC y el tema concreto del ACE 55 en el marco de la Aladi, donde el proceso continúa por sus cauces normales.

Aclaró que este procedimiento no tiene plazos fijos, y que se busca una solución acordada que puede llevar varios meses. Pero aclaró que si se va por el camino de los tribunales, se puede extender seis u ocho meses más.

Añadió que en caso de que Argentina tuviera una sentencia en su contra y se negara a acatarla, México puede recurrir a las represalias comerciales, como las que se aplicaron en el caso del transporte transfronterizo con Estados Unidos, que obligaron a ese país a firmar un convenio para dar solución al conflicto.

Precisó que las represalias contra Argentina serían "por la misma cuantía o la merma económica que está teniendo México como resultado de esa política".

Agregó que los daños se pueden cuantificar en el volumen comercial que exporta México a ese país, que es de unos 1.000 millones de dólares por venta de vehículos, más otros bienes que en total suman unos 2.000 millones de dólares.

Según datos de la Secretaría de Economía mexicana, el comercio bilateral pasó de 745 millones de dólares en 2001 a 3.019 millones de dólares en 2011. En los primeros nueve años de ese periodo, Argentina registró un superávit, mientras que en los dos últimos la balanza fue favorable a México.