La compañía petrolera estatal mexicana hizo su primer gran descubrimiento de yacimientos de crudo en aguas profundas en el Golfo de México, informó el miércoles el presidente Felipe Calderón.

El mandatario dijo que Pemex perforó un pozo exploratorio de unos cinco kilómetros (tres millas) y ahora espera verificar la existencia de entre 250 y 400 millones de barriles de crudo ligero en la zona conocida como Perdido.

El yacimiento se ubica a unos 39 kilómetros (24 millas) de aguas de Estados Unidos.

Calderón indicó que un depósito de ese tamaño representaría un tercio de la producción anual de petróleo de Pemex.