El ministro de Energía y Minería de Venezuela, Rafael Ramírez, dijo que las labores de enfriamiento seguían hoy en la refinería Amuay, donde la madrugada del sábado se produjo una explosión que dejó al menos 41 fallecidos y decenas de heridos, para garantizar un "arranque seguro" de esa planta.

"Ahora entramos a otra etapa, el trabajo de extinción culminó y seguimos en los trabajos, como habíamos anunciado, de enfriamiento de los tanques, de los equipos y aseguramiento de toda el área", señaló el ministro desde el interior de la refinería en un contacto con la televisión estatal.

Una explosión se registró en la madrugada del sábado en la refinería Amuay, que integra el Centro de Refinación Paraguaná (CRP) en el noroeste del país y es uno de los mayores del mundo, causando un incendio en nueve tanques del complejo que fue extinguido ayer después de haber estado cuatro días ardiendo.

Ramírez indicó que las tareas de enfriamiento "van a continuar" para pasar, posteriormente, al arranque total del CRP que, reiteró, tiene varios servicios que no se detuvieron por la explosión del día 25.

"Tenemos una nueva etapa que es arranque seguro de todas las partes que habíamos parado de manera preventiva por el siniestro que aquí se produjo", subrayó el también presidente de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

Ramírez indicó que desde el día después de la explosión hasta hoy salieron del CRP 910.000 barriles de combustibles para el mercado interno al desestimar las versiones que aseguran que el accidente provocará un déficit de combustible en el país.

Al menos 41 personas fallecieron a causa del accidente en Amuay, según reportes de autoridades locales, que dejó también seis desaparecidos y decenas de heridos, además de destrozos en viviendas y comercios aledaños.