La jefa de la diplomacia comunitaria, Catherine Ashton, lamentó hoy la reciente ejecución de 26 personas en Irak, e instó al país a detener esta práctica y a introducir una moratoria a la pena capital con vistas a su abolición.

"La alta representante lamenta profundamente las recientes ejecuciones de 26 personas en Irak. Esto lleva el número de personas ejecutadas en Irak desde el inicio del año a al menos 96", señaló su portavoz, Michael Mann, en un comunicado.

Ashton recordó que el aumento en las ejecuciones en Irak "claramente va en contra de la tendencia a nivel mundial hacia la abolición de la pena de muerte, como ejemplifica el apoyo cada vez mayor a resoluciones de la Asamblea General de la ONU que instan a una moratoria para el uso de la pena capital".

Irak conoce además la posición enérgica de la UE en contra de la pena de muerte, agregó.

"Consideramos que el castigo capital no disuade ante crímenes", explicó.

"La UE insta de nuevo a Irak a detener las ejecuciones y a introducir una moratoria a la aplicación de la pena de muerte, con vistas a su abolición", recalcó Ashton.

La UE pretende intensificar la cooperación con Irak en materia de derechos humanos, mediante el Acuerdo de Asociación y Cooperación, concluyó.

Las autoridades iraquíes han ejecutado a reos condenados en casos de terrorismo, entre ellos tres mujeres.

El Ministerio de Justicia iraquí había anunciado anteriormente que aplicaría la pena de muerte a decenas de personas condenadas por perpetrar atentados terroristas.

Según un informe presentado a comienzos de agosto en Roma por la organización "Ninguno toque a Caín", Irak está entre los cinco países donde más se aplicó la pena de muerte en 2011, con un total de 68 ejecuciones, por detrás de China, Irán y Arabia Saudí.