La actividad económica de Estados Unidos creció en el segundo trimestre de 2012 a un ritmo anual del 1,7 %, dos décimas de punto porcentual más que en el cálculo inicial, según informó hoy el Departamento de Comercio.

El ajuste de cifras refleja, principalmente, un gasto de los consumidores más alto e importaciones menores que las indicadas en el informe inicial sobre el producto interior bruto entre abril y junio.

El gasto de los consumidores creció un 1,7 % en lugar del 1,5 % informado inicialmente, y las importaciones aumentaron un 2,9 % en lugar del cálculo inicial del 6 %, señaló el informe de hoy.

Otra corrección de cifras aparece en la inversión del sector privado, que fue del 3 % en lugar del 8,5 % indicado anteriormente. El ajuste se debió, sobre todo, a ventas menores de computadoras y programas.

La inflación, medida según el índice de precios en gastos de consumo, fue, en el segundo trimestre, del 1,7 %, una décima más que en el cálculo inicial. Si se excluyen los precios de alimentos y energía, ese índice de la inflación fue del 1,8 %.

En 2009, el último año marcado por la recesión más profunda y prolongada en casi ocho décadas, el PIB de Estados Unidos tuvo una contracción del 3,1 %, y en 2010 registró un crecimiento del 2,4 %.

El año 2011 cerró con un crecimiento del 1,8 %, pero desde entonces el ritmo de incremento del PIB ha sido menor, desde un 4,1 % en el último trimestre del año pasado, a un 2 % en el primero de este año.