Joaquín Rodríguez conservó la camiseta roja de líder general de la Vuelta a España, por delante de Alberto Contador, tras terminar séptimo el miércoles en una contrarreloj individual que ganó el sueco Fredrik Kessiakoff.

Kessiakoff se impuso en la 11ra etapa de 39,4 kilómetros al superar por 17 segundos al español Contador.

Christopher Froome cruzó la meta a 39 segundos de Kessiakoff, que cronometró 52 minutos, 36 segundos. El ciclista finlandés de Astana ahora marcha tercero en la clasificación general, a 16 segundos de Rodríguez.

Contador superó a Froome en la general y está segundo. Alejando Valverde llegó cuarto y se ubicó a 59 segundos de Rodríguez en la general.

"Tener a Alberto segundo es como tener al diablo pisándote los talones", comentó Rodríguez. "Sentí las piernas a punto de explotar".

Contador podría tener la ventaja de estar más fresco, tras llegar a la Vuelta con poco rodaje en las piernas debido a una suspensión por dopaje.

"La Vuelta comienza ahora", sentenció Contador.

El español recortó la ventaja de sus rivales en el ascenso hasta el Monte Castrove, en el que fue el más veloz entre los líderes en las empinadas curvas.

"Fue bueno haber sido mejor que Chris Froome en una disciplina que lo favorece. Aunque conseguí un buen tiempo comparado con los otros favoritos, quería ganar la etapa", comentó Contador, quien compite en su primera prueba importante desde que cumplió con el castigo en el que le arrebataron el título del Tour de Francia de 2010.

La Vuelta concluye el 9 de septiembre en Madrid.