Israel ve una eventual operación militar contra Irán como "última opción" en el contencioso por el programa nuclear del régimen de Teherán, al que acusa de intentar fabricar la bomba atómica, además de fomentar el terrorismo e influir negativamente a países vecinos como Siria.

Así lo ha declarado hoy el viceprimer ministro y titular de Asuntos Estratégicos de Israel, Moshe Ya'alon, en declaraciones a Efe en Sofía, donde participó en una ceremonia religiosa en memoria de las cinco víctimas israelíes del atentado en la ciudad búlgara de Burgas del pasado 18 de julio.

"Israel hace un llamamiento para que Occidente tenga determinación, con esfuerzos conjuntos -de EEUU, de la UE, la Australia y de Canadá, de todos los países-, para persuadir a Irán a que abandone sus proyectos de poseer armas nucleares", señaló Ya'alon.

"Instamos a un aislamiento internacional total de ese régimen", añadió.

El exdirector de la inteligencia militar israelí aseguró además que su país no busca en primer lugar "la opción militar, aunque en ciertos casos no hay otra salida".

Pero antes considera necesario imponer a la República Islámica el aislamiento y fuertes sanciones económicas.

El Consejo de Seguridad de la ONU ha dictado desde 2006 cuatro rondas de sanciones contra Irán para forzar una mayor cooperación de Teherán, especialmente para que desista del enriquecimiento de uranio, una actividad legal pero que alimenta las sospechas debido a su posible doble uso, tanto para fines civiles como militares.

Irán asegura que los objetivos de su programa nuclear son exclusivamente pacíficos, pero no accede a todas las peticiones de acceso a sus instalaciones, documentación y científicos que solicitan los inspectores del Organismo Internacional de Energía Atómica para esclarecer si las citadas sospechas son justificadas.

Por otro lado, Ya'alon reiteró hoy la acusación de su país de que Teherán suministra recursos financieros y armas a organizaciones terroristas, y que apoya a grupos radicales que obstaculizan la estabilización de países como Afganistán e Irak, para desafiar a Estados Unidos.

También insistió en la posición de Tel Aviv de que Irán está, a través de la milicia chií libanesa Hizbulá, detrás del ataque suicida contra un autobús en el que viajaban turistas israelíes en Burgas el pasado 18 de julio, en el que murieron seis personas y otras 34 resultaron heridas.

Se mostró confiado en que "al final, las autoridades búlgaras en cooperación con las de Israel", lograrán encontrar a los culpables del atentado, si bien reconoció que alcanzar ese objetivo "puede tardar años".

Hoy los familiares de las víctimas visitaron el lugar del atentado frente la entrada principal del aeropuerto internacional de Burgas, y colocaron flores y velas en el sitio donde el terrorista suicida detonó la bomba escondida en su mochila.