Los indígenas de Colombia pidieron hoy al Gobierno hacer parte de un eventual proceso de paz con las FARC, grupo guerrillero con el que inició "conversaciones exploratorias", según lo confirmó el presidente Juan Manuel Santos.

La Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) señaló a través de un comunicado que "en un eventual proceso de paz no solamente pueden confluir los actores de la guerra, sino los diversos sectores de la sociedad colombiana, en especial, la población más afectada por el conflicto armado, como lo es el Movimiento Indígena colombiano".

Agregó que del proceso deben hacer parte además la población afrodescendiente y campesina.

La ONIC considera que para avanzar en un proceso de paz "eficaz y duradero", la iniciativa debe partir de "condiciones mínimas como el cese al fuego de las hostilidades, el acatamiento del Derecho Internacional Humanitario y respeto a la autonomía territorial de los Pueblos Indígenas".

Por lo demás, saludan las "conversaciones exploratorias con miras a un diálogo de paz", en la perspectiva de ponerle fin al conflicto armado.

La petición de la ONIC se suma a la expresada por la ONG Colombianas y Colombianos por la Paz (CCP), liderada por la exsenadora Piedad Córdoba, quien reclamó un espacio en la mesa de diálogos entre el Gobierno, las FARC y el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Aunque el Gobierno Santos no ha dado mayores detalles del proceso,la cadena de radio RCN divulgó hoy el texto de lo que sería el acuerdo para "iniciar conversaciones directas e ininterrumpidas" con el compromiso de "poner fin al conflicto como condición esencial para la construcción de la paz estable y duradera".

El documento establece que los delegados del Gobierno Santos y de las (FARC) formalizarán la mesa de conversaciones en Oslo (Noruega) y luego la trasladarán a La Habana, que será la sede permanente del diálogo.

Los Gobiernos de Cuba y Noruega, como garantes, y los de Venezuela y Chile, como acompañantes, apoyarán las conversaciones, según la información de RCN.