James Bond está causando conmoción en Suecia.

El primer ministro sueco instó a los directores de las agencias del gobierno a que controlen sus gastos en las fiestas para su personal después que el servicio de seguridad SAPO admitió haber efectuado una con la temática de James Bond, con un gasto equivalente a 650.000 dólares.

El diario sueco Dagens Nyheter reportó que SAPO organizó la fiesta para sus mil empleados en junio de 2011 con mesas de ruleta, una banda ataviada con esmóquins que ejecutaba música de las películas de Bond y canciones, danzas y comedia a cargo de artistas suecos.

El informe, tras una serie de artículos sobre despilfarro en las agencias gubernamentales, expuso a SAPO a críticas.

El primer ministro Fredrik Reinfeldt dijo al periódico el miércoles que los directores de agencias "están bien pagados" y que deberían ejercer un juicio mejor.