El campeón mundial Sebastian Vettel llega al Gran Premio de Bélgica de la Fórmula Uno con la misión de recortar los 42 puntos de diferencia que lo separan del líder del campeonato, Fernando Alonso.

La temporada pasada, todos trataban de alcanzar a Vettel, quien se coronó con amplia ventaja en su Red Bull.

Vettel marcha tercero en el campeonato antes de la carrera en Spa, dos puntos detrás de su compañero Mark Webber. Lewis Hamilton y Kimi Raikkonen están a cinco y seis puntos de Vettel, respectivamente.

"Será un final de temporada muy difícil, táctico e interesante", comentó Hamilton, piloto de McLaren y campeón mundial en 2008.

Vettel ganó cinco de las seis primeras carreras en 2011 y tenía más de 80 puntos de ventaja cuando llegó a la carrera en Bélgica, la que ganó desde la pole.

Ahora necesita una actuación similar, ya que hay cinco pilotos con posibilidades reales de ganar el título, ya que hay 48 puntos de distancia entre Alonso y Raikkonen.

"No hay ningún equipo con una ventaja clara, aunque todos estamos tratando de alcanzar los puntos de Fernando", señaló Hamilton. "Todavía estamos en pelea por todo".

Vettel tiene a uno de sus principales rivales en su propia escudería, ya que Webber ha ganado esta temporada en Mónaco y Gran Bretaña.

El único triunfo de Vettel fue en el GP de Bahrein en abril, y apenas ha subido al podio en tres ocasiones en 11 carreras.

De todas formas, el alemán cree que el circuito de Spa le favorece.

"El circuito de Spa se caracteriza por la naturaleza que lo rodea, y es una de mis pistas favoritas. Me alegró mucho ganar allí el año pasado", indicó Vettel. "Spa tiene todo tipo de curvas, ultra rápidas, medianamente rápidas y chicanas lentas, eso alternado con rectas veloces. La diferencia en altitud y el clima impredecible convierten a la pista en un gran reto".

El circuito de 7,004 kilómetros es el más largo de la temporada y, junto con Mónaco, el más difícil.

Curvas famosas como Eau Rouge y Blanchimont exigen el máximo a los pilotos y los neumáticos.

"Spa es la mejor pista posible después de un receso, y es muy satisfactoria para los pilotos. No hay cambiado en bastante tiempo y tiene mucha personalidad", comentó Webber. "Es una de las pistas clásicas, en las que sientes que debe haber un vehículo de F1".

Debido al enorme tamaño del circuito, hay varios microclimas y puede haber lluvia en un sector y sol en otro.

Hamilton, ganador en Spa en 2010, llega en un buen momento luego del receso de verano, tras ganar el mes pasado el GP de Hungría.

"Mi triunfo en Hungría fue una manera fantástica de irnos al receso de verano", indicó el británico. "También me dio esperanza y seguridad de que podemos competir por el campeonato mundial en las nueve últimas carreras".