El volcán Tungurahua, situado en el centro de los Andes de Ecuador, mantiene una actividad "moderada" sin explosiones ni exhalaciones de ceniza, aunque con sismos internos que han sido sentidos en sus cercanías, informó hoy el Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional.

El último informe del Instituto señala que en las últimas 24 horas se han registrado dos episodios de tremor o temblor constante, 36 sismos de "largo periodo" por la fractura de rocas en su interior y otro vulcano tectónico.

Algunos de estos movimientos han sido sentidos en zonas aledañas al coloso, informó a Efe una fuente del Observatorio Guadalupe, un centro de vigilancia que el IG mantiene unos 15 kilómetros al noroeste de la montaña.

"Aunque no se muestren signos de actividad superficial (explosiones, salida de material magmático o nubes de vapor y ceniza) como hace algunos días atrás, no significa que el estado del volcán haya regresado a sus valores normales", cuando se calma, precisó la fuente.

Hay algunos indicadores que muestran que el actual pulso eruptivo del Tungurahua, que inició hace unos quince días, no ha concluido, añadió al recordar que hace una semana podían observarse explosiones y altas columnas de vapor y ceniza.

La alta nubosidad en el sector ha impedido ver hoy la superficie del cráter y las lluvias caídas han incrementado el caudal de los ríos Puela y Pastaza, así como el descenso de agua lodosa por algunas quebradas de la montaña.

El IG mantiene una permanente vigilancia del coloso, cuyo actual proceso eruptivo comenzó en 1999 con intervalos de alta actividad intercalados con periodos de relativa calma.

El Tungurahua, de 5.016 metros de altitud, está situado unos 130 kilómetros al sur de Quito y es uno de los volcanes más activos, del más de medio centenar que existen en Ecuador.