Al compás de goles de Gonzalo Higuaín y Cristiano Ronaldo temprano en el partido, más la expulsión de un rival, el Real Madrid se consagró el miércoles campeón de la Supercopa de España al vencer 2-1 al Barcelona.

Los merengues se apoderaron del título gracias a los goles de visitante tras un empate 4-4 en el marcador global. Barcelona ganó de como local 3-2 en la ida la semana pasada.

El Madrid disputó una magnífica primera parte en su estadio Santiago Bernabéu, arrollando a un desconocido Barcelona. El argentino Higuaín abrió el marcador a los nueve minutos y Cristiano puso el segundo a los 18.

Todo pintaba para una goleada de proporciones cuando los azulgranas quedaron con 10 hombres a los 28 minutos por la expulsión de Adriano tras derribar a Cristiano dentro del área. El portugués se perfilaba para aumentar la diferencia en un desborde.

Pero el Barcelona revivió cuando el delantero argentino Lionel Messi anotó un notable gol de tiro libre al filo del descanso.

Fue la primera victoria de la temporada del Madrid, luego de su peor inicio en casi 40 años. También se adelantó 88-87 sobre el Barcelona en el historia entre los acérrimos rivales del fútbol español.

Alex Song en el Barcelona y Luka Modric en el Real Madrid debutaron con sus clubes.

Además, José Mourinho añadió el último título que la faltaba por conseguir para su colección de trofeos en España. El entrenador portugués suma 20 títulos y ahora puede presumir que ganado todos los trofeos en disputa en las cuatro ligas en las que ha dirigido: España, Inglaterra, Italia y Portugal.

El Barcelona se quedó con las ganas de coronarse en el Bernabéu, algo que no ocurre desde 1968.

Los madridistas arrancaron a todo vapor, aprovechándose del peor Barcelona que se ha visto desde que Pep Guardiola asumió como técnico en 2008.

Las ocasiones de gol del Madrid fueron numerosas y el arquero azulgrana Víctor Valdés debió trabajar a destajo por culpa de una defensa porosa.

Pero en buena medida el fallo de Valdés en la agonía del duelo de ida es lo que permitió al Madrid salir campeón. Al despejar mal un balón cedido hacia atrás, Valdés facilitó que Angel di María marcar un gol como visitante que a la postre resultó vital.