El ministro español de Economía, Luis de Guindos, sostuvo hoy que "nadie está negociando ningún tipo de ajuste adicional" para conseguir que el Banco Central Europeo (BCE) intervenga en el mercado de deuda y reducir así la prima de riesgo de España.

En una rueda de prensa antes de una reunión del equipo económico del gobernante Partido Popular (PP), De Guindos afirmó que "es muy importante tener en cuenta que España va a cumplir sus objetivos presupuestarios independientemente de la intervención" del BCE.

Insistió en que "el compromiso del Gobierno de España con la consolidación fiscal es absoluto, es total" y eso es "lo que se tiene que tener en consideración por parte de los socios europeos".

En cualquier caso, resaltó que el Gobierno español "no ha tomado ninguna decisión" sobre la petición del rescate y "está analizando las alternativas" posibles hasta que no se defina cuál será el marco concreto de actuación del BCE.

En su opinión, las medidas que adopte el organismo presidido por Mario Draghi tienen que ser "efectivas" para relajar las primas de riesgo de países como España, que "no obedecen a las políticas nacionales sino a dudas del proyecto del euro, que hay que eliminar porque es irreversible".

Reconoció, no obstante, que en la reunión del Eurogrupo que se celebrará a mediados de septiembre en Chipre "se establecerá el entramado de condiciones para que esa intervención (del BCE) se produzca".

En referencia a las críticas que hoy publican periódicos internacionales sobre la actuación del Gobierno español en la crisis económica, De Guindos remarcó que el Ejecutivo "trabaja por los intereses de España y del euro, que son los intereses de España".

Subrayó que el Gobierno español "tiene una hoja de ruta de reformas que se seguirá aplicando".

El Gobierno de Mariano Rajoy se comprometió a rebajar el déficit de España hasta el 6,3 % del PIB este año, el 4,5 % en 2013 y hasta el 2,8 % en 2014, desde el 8,9 % en el que cerró 2011.

De Guindos también se refirió a la petición de 5.023 millones de euros de ayuda al Estado español que Cataluña ha realizado para poder pagar su deuda y subrayó que la "condición fundamental" para recibir ese monto es que cumpla el objetivo de déficit del 1,5 % del PIB en 2012 establecido para las regiones autónomas españolas.

"El Gobierno valora los esfuerzos que ha realizado la Generalitat (Ejecutivo regional) de Cataluña y no tiene la más mínima duda de que continuará haciendo esfuerzos para cumplir el objetivo de déficit para este año y el establecido para el año próximo", dijo.

Además de Cataluña, las regiones de Valencia y Murcia han pedido también esa ayuda financiera al Gobierno español para hacer frente a sus vencimientos de deuda.

De Guindos insistió en que la reducción del déficit es el "elemento básico" para solucionar los problemas de liquidez de las diferentes Comunidades Autónomas (regiones españolas), ya que de otro modo -aseguró- las dificultades reaparecerán en los próximos meses.

El Ejecutivo regional catalán solicitó ayer al Gobierno español adherirse al Fondo de Liquidez Autonómico (destinado a las regiones de España), al que pedirá prestados esos 5.023 millones de euros, aunque rechazó someterse a "condiciones políticas".

De Guindos recordó que la petición de apoyo financiero de Cataluña "estaba perfectamente prevista y dentro de las proyecciones" de cantidad contempladas por el Gobierno, que había dotado con 18.000 millones de euros.