Un grupo de cuatro nacionalistas marroquíes trataron esta mañana de "ocupar" el Peñón de Vélez de la Gomera, de soberanía española y situado frente a las costas marroquíes, pero fracasaron al ser desalojados por miembros de los Regulares que resguardan el lugar.

La acción estuvo organizada por el Comité de Coordinación para la Liberación de Ceuta y Melilla y las islas vecinas, según dijo a Efe su presidente y alcalde de la localidad de Beni Enzar (localidad situada al sur de Melilla), Yahya Yahya, presente en la acción.

La Delegación del Gobierno en Melilla acusó a los activistas marroquíes de querer "tensionar y entorpecer" las relaciones entre España y Marruecos, pues la acción fue protagonizada por "activistas antiespañoles" en un peñón cuya única presencia es militar.

Fueron siete los nacionalistas que esta madrugada se acercaron al Peñón de Vélez, que está unido al territorio marroquí por un istmo y se encuentra a medio camino entre las ciudades españolas de Ceuta y Melilla, enclavadas en la costa norteafricana.

Los siete activistas se fotografiaron frente a la roca y cuatro de ellos, que Yahya describió como "jóvenes universitarios", escalaron sus paredes y ondearon algunas banderas marroquíes.

Según el relato de Saíd Chramti, también presente en la acción, la presencia de los jóvenes duró un cuarto de hora: tras fotografiarse con las banderas entre las paredes rocosas, comenzaron a gritar "Alá es grande" y "Viva el Rey" (de Marruecos), y fueron esos gritos los que alertaron a los soldados españoles de Regulares que resguardan el Peñón.

Fuentes de la Delegación del Gobierno en Melilla aseguraron que los Regulares solicitaron a los jóvenes que abandonaran el Peñón y que "en ningún momento se utilizó la fuerza".

Esas mismas fuentes españolas desmintieron que los cuatro jóvenes hayan sido detenidos, como había denunciado Yahya, quien aseguró que sus cuatro compañeros habían sido "esposados y tumbados al suelo".

Las fuentes de la Delegación del Gobierno de Melilla aseguraron que los activistas abandonaron "voluntariamente" el Peñón, tras declarar a los soldados que actuaron "por motivaciones económicas", en alusión a un posible pago por su acción.

Chramti puntualizó que la acción ha sido "puramente una iniciativa de la sociedad civil, y el Gobierno marroquí no ha tenido nada que ver", y de hecho criticó a su gobierno por no haber puesto entre sus prioridades "la liberación de Ceuta y Melilla".

De hecho, siete horas después de producirse el asalto, los medios oficiales marroquíes ni siquiera se habían hecho eco de él.

"Es solo el principio de una serie", dijo Yahya, quien anunció, sin dar detalles, nuevas acciones para "liberar" las islas y peñones de posesión española que reclama Marruecos (Ceuta, Melilla, los peñones de Vélez y de Alhucemas y las Islas Chafarinas), unas acciones para las que cuentan con "cientos" de voluntarios.

El Comité que preside Yahya ya ha protagonizado en el pasado acciones de reivindicación nacionalista junto a la frontera de Melilla.

Para la Delegación del Gobierno de Melilla, el suceso de hoy ha sido un mero "acto de propaganda en contra de los intereses" de España, y subrayó que este grupo ya ha tratado de "focalizar en Melilla y Ceuta acciones de tipo partidista y contrarías a la soberanía española de ambas ciudades".

La Delegación "lamenta y condena" los hechos que se han producido y los circunscribe a "intentos fallidos de tensionar y entorpecer las relaciones entre España y Marruecos".