El Consejo Nacional Electoral de Venezuela (CNE) indicó hoy que no tiene ninguna decisión que tomar con relación a la demanda realizada por la defensa de la magistrada María Lourdes Afiuni, privada de libertad desde diciembre de 2009, para que pueda votar en las elecciones del próximo 7 de octubre.

"No tenemos ninguna decisión que tomar porque eso no le corresponde al CNE. Los traslados de privados de libertad", dijo la presidenta del ente, Tibisay Lucena, en una conferencia de prensa.

La defensa de Afiuni, en prisión domiciliaria desde febrero del año pasado, ha solicitado al CNE que haga los trámites necesarios para que la magistrada, procesada por la supuesta liberación irregular de un empresario acusado de fraude, en un caso que provocó el rechazo de organizaciones y organismos internacionales, pueda votar.

Lucena explicó que está previsto que haya centros de votación en ciertas penitenciarías para que los presos que no tengan suspendidos sus derechos políticos pueden ejercer su derecho al sufragio en los términos en que establece la ley.

Afiuni se encuentra detenida desde diciembre de 2009 por liberar y presuntamente facilitar la fuga del país del empresario Eligio Cedeño, detenido en 2007 bajo la acusación de efectuar operaciones cambiarias ilegales y fraude al Estado, en un caso en el que el propio presidente venezolano, Hugo Chávez, pidió su condena a 30 años de cárcel.

Organismos internacionales de derechos humanos como Amnistía Internacional (AI) han solicitado a las autoridades venezolanas la liberación de Afiuni alegando que en este caso hay una "indebida interferencia política por parte del Ejecutivo".

En febrero del año pasado, Afiuni fue beneficiada con un medida de prisión domiciliaria, debido a su estado de salud, que le ha obligado a pasar por el quirófano para tratarse de varias dolencias.

La magistrada ha optado por no presentarse al inicio del juicio en su contra que se convoca regularmente desde marzo del año pasado sin que ella se presente en la sala por considerar que los magistrados no son imparciales.

El caso ha pasado por las manos de nueve magistrados desde entonces, según la defensa. EFE