Las autoridades egipcias ordenaron hoy incluir el nombre del ex candidato presidencial Ahmed Shafiq, el último primer ministro del régimen del depuesto presidente Hosni Mubarak (1981-2011), en la lista de personas buscadas por la justicia.

Fuentes judiciales informaron a Efe de que un responsable del Ministerio de Justicia, Osama al Saidi, pidió la inclusión de Shafiq en la citada lista tras la denuncia presentada contra él por supuestos delitos de corrupción.

Con esta medida, si Shafiq regresa a Egipto -viajó en junio pasado a Emiratos Árabes Unidos-, será interrogado por este caso y podría decretarse su detención preventiva.

A su llegada a Egipto, el ex primer ministro, que disputó al actual presidente egipcio, el islamista Mohamed Morsi, la segunda vuelta de las elecciones presidenciales el pasado junio, se le aplicará, además, la prohibición de salir del país mientras dura el proceso en su contra.

La demanda fue interpuesta por el exdiputado Esam Sultan, que acusa a Shafiq de haber vendido en 1993 un terreno de más de 40.000 metros cuadrados en la provincia de Ismailiya (noreste) a los hijos de Mubarak, Alaa y Gamal, por un precio inferior al del mercado.

Esta venta se produjo cuando Shafiq era jefe de la Asamblea de Pilotos, durante el mandato de Mubarak, y miembro de la Comisión de Tierra de los Pilotos, la encargada de distribuir superficies de tierra y fijar sus precios.

Las investigaciones concluyeron, asimismo, que se falsificó la documentación de las tierras destinadas a Alaa y Gamal Mubarak.

Por otro lado, las autoridades ordenaron hoy que el expresidente de la cámara alta del Parlamento Safuat al Sherif y sus hijos Ashraf e Ihab comparezcan ante la Justicia por un caso de enriquecimiento ilícito.

Al Sherif, que también fue secretario general del disuelto Partido Nacional Democrático (PND), de Mubarak, y sus hijos están acusados de haber obtenido 300 millones de libras egipcias (unos 49 millones de dólares) de manera ilegal aprovechándose de los puestos de responsabilidad que ocupó el patriarca.

El Departamento egipcio contra el Enriquecimiento Ilícito pidió, además, que se les obligue a devolver el dinero y a pagar una multa de la misma cuantía, así como la detención de Ashraf al Sherif, que se encuentra en el extranjero y es el único de los tres acusados que no está arrestado.

Desde la revolución que forzó la renuncia de Mubarak en febrero de 2011, decenas de ex altos cargos del régimen anterior han sido procesados y algunos condenados a penas de cárcel por corrupción y enriquecimiento ilícito.