El Estado brasileño gasta unos 21.000 millones de reales (cerca de 10.500 millones de dólares) al año en el tratamiento de enfermedades relacionadas al tabaquismo, según un informe de una organización no gubernamental difundido hoy, cuando el país celebra el Día Nacional de Combate al Tabaco.

De acuerdo al estudio realizado por la Alianza de Control del Tabaquismo, los presupuestos que el Ministerio de Salud y otros organismos oficiales destinan al tratamiento de enfermedades causadas por el cigarrillo equivale al 0,5 por ciento del producto interno bruto (PIB) del país.

El informe cita datos oficiales, según los cuales el consumo de tabaco es responsable por el 82 por ciento de los casos de cáncer de pulmón y el 83 por ciento de los cánceres de laringe.

Asimismo, a esa misma causa se atribuye el 13 por ciento de los casos de cáncer de útero y el 17 por ciento de los registros de leucemia, entre otras enfermedades.

El estudio cita que la compra de cigarrillos está tasada con un impuesto del 25 por ciento, pero señala que eso no ha bastado para cubrir los gastos con tratamientos en la red de salud pública.

Como ejemplo, indica que, de acuerdo a datos oficiales, el año pasado fueron recaudados 6.300 millones de reales (3.150 millones de dólares) por concepto de impuestos al tabaco, lo que representa sólo una tercera parte de lo gastado con las consecuencias del consumo.

El estudio valora, sin embargo, que los elevados impuestos y las campañas oficiales que informan sobre los males que causa el tabaco han contribuido a reducir sensiblemente el número de fumadores, que hoy representan el 14,8 por ciento de la población.

De acuerdo a datos del Ministerio de Salud, entre los hombres la tasa de fumadores se sitúa en un 18,1 por ciento, mientras que baja al 12 por ciento entre las mujeres.

Asimismo, en los últimos años se ha registrado una disminución del número de personas que fuman más de 20 cigarrillos por día, que hoy representa un 4,3 por ciento del universo de fumadores.