Ljiljana Alvir está convencida de que las autoridades serbias saben cómo murió su hermano durante la guerra en Croacia y dónde están sus restos. Duda de que ellos quieran decírselo.

"Las instituciones serbias tienen la información de dónde lo mataron y dónde reposan sus huesos" pero ocultan la verdad, sostuvo el miércoles durante una conferencia de prensa antes del Día Internacional de los Desaparecidos. "Todos merecen saber dónde están los huesos de sus seres queridos", agregó.

Alvir, un croata de Vukovar — que perdió a su novia y a un hermano durante la conquista serbia de la ciudad en 1991 — es uno de los muchos habitantes de países balcánicos que, según Amnistía Internacional, siguen buscando noticias sobre el paradero de algunos de los 14.000 desaparecidos desde que concluyeron los conflictos regionales en la década de 1990.

Amnistía dice que la mayoría de los desaparecidos — unos 10.000 — están vinculados con el conflicto de 1992-95 en Bosnia, unos 2.400 con la guerra de 1991-95 en Croacia y 1.800 con el conflicto de 1998-99 en Kosovo. Las guerras estallaron cuando la ex Yugoslavia se desintegró y sus ex repúblicas y grupos étnicos se enfrentaron entre sí.

La decisión croata en 1991 de declarar la independencia desencadenó una guerra con el ejército yusgolavo, controlado por los serbios, que ocupó partes del este de Croacia, incluso Vukovar. La ciudad cayó en noviembre de 1991 después de un sitio de meses y quedó reducida a escombros. Cientos de personas murieron a manos de soldados serbios y miles desaparecieron, incluso el hermano de Alvir.

La guerra en Bosnia enfrentó a serbios, musulmanes y croatas y se caracterizó por tortura, expulsiones y matanzas. En Kosovo, un millón de personas fueron desplazadas hasta que la OTAN intervino para frenar la guerra en 1999, tras bombardear Serbia durante 78 días.

Amnistía y organizaciones regionales sobre derechos humanos instaron el miércoles a los gobiernos que surgieron tras la desintegración yugoslava — Serbia, Croacia, Bosnia, Montenegro, Macedonia y Kosovo — a investigar el paradero de los desaparecidos.

Esos estados han prometido resolver la situación y, desde entonces, miles de cadáveres han sido exhumados de tumbas colectivas e identificados.

Amnistía también exhortó a que se castigue a los responsables y acusó a los gobiernos balcánicos de falta de voluntad política para hacerlo, más de dos décadas después del comienzo de las guerras. La organización dijo que los estados "no han cumplido sus obligaciones tal como estipula el derecho internacional".

___

El periodista de The Associated Press Amer Cohadzic en Bosnia contribuyó para este despacho.