Al menos 102 policías han sido asesinados en Honduras en los últimos 20 meses, informó hoy el Comisionado de los Derechos Humanos, Ramón Custodio, quien pidió al gobierno de ese país investigar los hechos.

En un informe del organismo, Custodio indicó que en el 90 por ciento de las muertes las autoridades encargadas de investigar "desconocen a los responsables".

Además criticó "el alto grado de impunidad en que se encuentra la mayoría de los crímenes cometidos contra los miembros de la Policía" de Honduras.

El ombudsman condenó el asesinato del oficial de policía Julio César Casaleno, quien murió este martes en Tegucigalpa a causa de las heridas de bala que recibió cuando dos hombres desconocidos lo atacaron con armas de fuego.

Casaleno, quien además era periodista y abogado, trabajaba en el Departamento de Relaciones Públicas de la Policía de Tránsito y conducía un programa de televisión de esa institución en el canal local Maya TV.

"Este hecho violento cometido contra un oficial de policía sólo refleja la situación general de inseguridad pública que se vive en Honduras", que en 2011 registró una tasa anual de homicidios de 86,5 por cada 100.000 habitantes, señaló Custodio.

El defensor del pueblo exhortó a las autoridades hondureñas investigar los asesinatos de 102 policías, incluido Casaleno, que se han registrado en el país centroamericano entre 2011 y lo que va de este año.

Añadió que la Policía Nacional, en depuración desde noviembre de 2011, "tiene la obligación de investigar el crimen hasta dar con los responsables y aplicarles todo el peso de la Ley".

La policía hondureña está en proceso de depuración por la implicación de agentes y oficiales en varios delitos, incluidos crímenes, narcotráfico y robo de vehículos, entre otros.

En los últimos trece años, la policía ha sido objeto de más de 5.500 denuncias en contra de sus agentes y oficiales involucrados en delitos como homicidios, narcotráfico, extorsión y secuestros.