Jo-Wilfried Tsonga, Tomas Berdych, Andy Roddick y Agnieszka Radwanska avanzaron el martes sin sobresaltos a la segunda ronda del Abierto de Estados Unidos de tenis que hasta ahora ha estado carente de la intriga que dan los resultados inesperados.

El francés Tsonga no estuvo fino al cometer 36 errores no forzados al vencer 6-3, 6-1, 7-6 (2) al eslovaco Karol Beck.

Como quinto preclasificado en Flushing Meadows, Tsonga forma parte de un pequeño puñado de jugadores que podrían romper la hegemonía de Roger Federer y Novak Djokovic.

Por su fogosidad y potencia, su juego se presta para la superficie de cemento.

Viene de perder en las semifinales de Wimbledon y también alcanzó la ronda de cuartos en el Abierto de Francia, instancia en la que desperdició cuatro match points ante Djokovic.

La pregunta es si puede dar un paso firme al frente ante los pesos pesados y así encontrarlo de vuelta en la final de un Grand Slam, como lo hizo con su sorpresiva marcha en el Abierto de Australia de 2008.

"Yo creo que aún puedo mejorar en muchas facetas de mi juego", dijo Tsonga. "También en lo físico, tengo que ser más ágil. Tengo que desplazarme mejor para poder ganar a esos tipos".

En Roland Garros, Tsonga llamó la atención cuando puso en duda que un jugador galo sea capaz de ganar el Slam en arcilla.

¿Puede un francés conquistar Nueva York?

"Es algo igual a Roland Garros. Por ahora no hay un francés que ha ganado un torneo como este. Si tuviese que apostar, no lo haría", replicó. "Pero hay que seguir luchando y confiar que algún día se haga realidad".

Entre Federer, Djokovic y el ausente Rafael Nadal se reparten 29 de los últimos 30 títulos de los major.

"Espero que llegue el momento para romper la cadena de victorias de esos tipos", dijo Tsonga.

Otra raqueta que aparece un escalón por debajo de los grandes es el checo Berdych. El sexto cabeza de serie se deshizo 7-5, 6-3, 6-3 del belga David Goffin, quien esta temporada había alcanzado los octavos de final en Roland Garros y luego la tercera ronda en Wimbledon. Goffin dejó escapar 16 de 18 oportunidades de quiebre.

En un duelo entre dos rivales que buscaban su primera victoria en Nueva York, el canadiense y 15to preclasificado Milos Raonic vino de atrás para vencer al colombiano Santiago Giraldo, que ahora quedó con marca de 1-6 en partidos al máximo de cinco sets.

Con 21 años, Raonic es dueño de un saque que le ha valido ganarse el apodo del "Misil" y lo demostró al servir 30 aces. Pero también cometió 15 doble faltas.

Roddick, el campeón del torneo en 2003 justo antes del inicio de la era dorada de Federer, derrotó a su compatriota estadounidense Rhyne Williams por 6-3, 6-4, 6-4.

La polaca Agnieszka Radwanska, subcampeona de Wimbledon y segunda cabeza de serie de la rama femenina, empleó 54 minutos para despachar 6-1, 6-1 a la rusa Nina Bratchikova.

Las hermanas Serena y Venus Williams jugaban más tarde en el Arthur Ashe, al igual que Djokovic.