El director estadounidense Sam Raimi ha logrado que un juez impida a una productora rodar una secuela no autorizada de su cinta de terror "The Evil Dead", informó hoy el blog especializado Deadline.

En mayo, la compañía Renaissance Pictures, formada en 1979 por Raimi, el productor Robert Rapert y el actor y productor Bruce Campbell con el objetivo de financiar aquella cinta de bajo presupuesto, denunció a Award Pictures, que para entonces ya preparaba el rodaje de "Evil Dead 4: Consequences".

La cinta interfería así en los planes de Raimi de grabar su propia secuela para Sony Pictures y FilmDistrict.

Cuando se presentó la demanda, Award Pictures y su presidente, Glenn MacCrae, no acudieron a la Corte a presentar respuesta alguna y por tanto un juez federal de California ha ordenado a la productora que se abstenga de utilizar cualquier referencia a la saga de Raimi en su proyecto que pueda hacer creer al público que la empresa tiene derechos sobre ese título.

A la hora de preparar "Evil Dead 4: Consequences", Award Pictures acudió a la oficina de patentes y explicó que la cinta original de Raimi se estrenó en 1981 y que su productora había mostrado una falta de control acerca de los derechos cinematográfico, ya que al menos otras 20 películas habían hecho referencia a ese título.

Asimismo la empresa se defendió usando unas declaraciones de Raimi en un libro editado en 2000, donde aseguraba que nunca más rodaría una secuela de "Evil Dead", unos comentarios que podrían probar el abandono de la marca.

MacCrae, por su parte, asegura que ha contratado un abogado y que su compañía luchará por el derecho a rodar su propia secuela.