Al menos seis soldados iraquíes murieron hoy en dos ataques lanzados por hombres armados en el norte de Bagdad, informó a Efe una fuente del Ministerio iraquí del Interior.

Cuatro de esos militares perdieron la vida y otros tres resultaron heridos en un enfrentamiento con un grupo armado que atacó un puesto de control ubicado en la zona de Al Nabai, a unos 50 kilómetros al norte de Bagdad.

Los atacantes lograron huir del lugar, explicó la fuente, que no indicó si hubo bajas entre los agresores.

En otro suceso, un subteniente y un soldado fueron asesinados por desconocidos con armas con silenciador cuando las víctimas se encontraban dentro de un coche del Ejército iraquí, en el área de Al Waziriya, en el norte de la capital.

La misma fuente, señaló que ocho personas, entre ellas cuatro miembros de la familia de un capitán de policía, resultaron heridos por el estallido de un coche bomba cerca de la vivienda del oficial, en la ciudad de Al Faluya, a unos 50 kilómetros al oeste de Bagdad.

La explosión causó graves destrozos en la casa del capitán, que resultó ileso porque no se encontraba en el hogar en el momento del atentado.

Irak es escenario en los últimos meses de un repunte de la violencia con frecuentes ataques dirigidos contra las fuerzas de seguridad y objetivos chiíes, entre otros, desde la retirada de las tropas estadounidenses en diciembre pasado.