La jornada inaugural pasada por agua del Abierto de Estados Unidos no fue nada buena para los tenistas latinoamericanos al ver como los jóvenes argentinos Guido Andreozzi y Guido Pella, junto con el colombiano Alejandro Falla quedaron eliminados.

El esfuerzo realizado en la fase de clasificación por parte de Andreozzi y Pella les pasó factura en su debut en el Abierto de Estados Unidos y en un Grand Slam.

Ambos tenistas argentinos no pudieron superar la primera ronda después de perder ante el japonés Kei Nishikori, décimo séptima cabeza de serie, y el ruso Nikolay Davydenko, respectivamente.

Andreozzi, de 21 años, no pudo descifrar el mejor tenis y experiencia del Nishikori y perdió por 6-1, 6-2 y 6-4 en una hora y 40 minutos.

Mientras que Pella, de 22 años, peleó más antes de caer derrotado por el veterano jugador ruso que se impuso por 7-5, 3-6, 6-4 y 6-2 para demostrar que tienen por delante un buen futuro si siguen progresando en su juego.

Andreozzi fue su mayor enemigo al cometer demasiado errores no forzados, que fueron 49, por 19 del japonés que estuvo más seguro desde el fondo de la pista y aseguró más sus golpes en un intercambio que sólo hacia feliz a los cientos de seguidores que llegaron para presenciar al partido.

Sin embargo, los golpes más técnicos y el tenis más inteligente lo puso Andreozzi, que ocupa el puesto número 222 en la clasificación de la ATP, aunque nunca pudo forzar un punto de rotura en todo el partido.

La lluvia forzó al que el partido se suspendiese por casi tres horas, pero eso no tuvo efecto en el dominio de Nishikori, que fue cuarto finalista en los pasados Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Si la derrota de Andreozzi fue inapelable, su compatriota Pella mostró todo el potencial que posee de cara al futuro ante un exnúmero tres del mundo, que está muy lejos de su mejor tenis, pero todavía tiene recursos para hacerse valer y ocupar el puesto número 47 de la ATP.

El gran éxito para Pella fue que luchó en el primer set y lo tuvo a su alcance y ganó el segundo, para luego ya las fuerzas físicas le fueron a menos y permitió que Davydenko fuese de menos a más.

Pella dominó al inicio del partido con un parcial de 5-2 y 5-3 con saque para set que no aprovechó, lo que hizo que Davydenko ganase cuatro juegos consecutivos y comenzase la remontada de cara al triunfo.

Falla no pudo superar al eslovaco Martin Klizan que lo venció por 6-4, 6-1 y 6-2 al desarrollar un tenis de mayor poder físico y un potente saque que le permitió conseguir nueve tantos directos.

Su segundo saque fue de un 75 por ciento de acierto por el 49 de Falla, que su resto nunca le hizo daño a Klizan que se movió muy bien por toda la pista.

Ambos tenistas no arriesgaron con su juego y sólo cometieron cinco errores no forzados cada uno, mientras que Klizan logró nueve golpes ganadores por sólo dos de Falla, que tuvo en el saque de su rival la asignatura pendiente que le costó la eliminación.