Una de las leonas del lote de siete tigres y nueve leones de un circo argentino que no pudieron reingresar a su país por problemas aduaneros despertó el Eros felino en Rubio, el único león del zoológico de Asunción, por lo que la alcaldía busca que se quede a vivir en pareja con el veterano, abúlico y otrora "Rey de la Selva".

Rubio está solo desde hace más de 15 años, cuando la hembra murió por su avanzada edad.

Las fieras del circo argentino "Osvaldo Terry" fueron acogidas por el zoológico de la capital paraguaya por orden del fiscal de ambiente José Luis Casaccia y de la estatal Secretaría del Ambiente.

"Uno de los tigres tiene unos números que son sus códigos de identificación otorgados por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES). Pero ese código, supuestamente, no coincide con el código asentado en el banco de datos de la aduana argentina. El dueño del circo comenzó a hacer trámites para la corrección pero la burocracia es lenta", explicó Casaccia a The Associated Press.

Antes de ser llevados al zoológico los animales permanecieron durante dos meses en jaulas al aire libre, a un costado de las oficinas del puesto fronterizo José Falcón, frente a la aduana de Clorinda en la provincia argentina de Formosa; soportando estoicamente los rigores de la lluvia, el sol, el viento y el frío.

AP pudo comprobar que los tigres y leones permanecen ahora en amplias jaulas frente a la clínica veterinaria del zoológico, a la sombra de frondosos árboles del fresco jardín botánico de 245 hectáreas.

El legislador municipal Hugo Ramírez reveló que intentan convencer a la ganadera suiza Maris Franca Antongnoli, propietaria de varias haciendas con más de 100.000 bovinos, para que "nos ayude con un mecenazgo, logrando que una de las leonas que conmovió a Rubio quede en donación en Paraguay, para la procreación de la especie".

Aclaró que "estos animales exóticos, por tratados internacionales, no pueden ser vendidos; sólo pueden ser donados".

La AP habló con la hacendada y se mostró interesada en la propuesta, debido a que "ya he comprado 26 caballos de humildes recicladores de basura que maltrataban a sus equinos tirando carros de madera". Por cada caballo pagó unos 400 dólares, suma con la que los individuos pueden cubrir una parte del costo de una motocicleta de tres ruedas para cargas livianas.

Evelio García, de 26 años, es el cuidador de las fieras. "Antes del anochecer les doy ocho kilos de carne vacuna o de pollo a cada tigre y león. Luego me encargo de darles agua y de la limpieza", contó a la AP.

Agregó que "la limpieza es fácil porque los animales están amaestrados. Cada jaula tiene tres compartimientos con puertas corredizas y les indico que pasen a una de ellas para limpiar las otras. Todos me conocen, incluso, les acaricio mucho el cuello y la cabeza porque necesitan el contacto humano".

García demostró su excelente relación con un tigre de bengala dándole besos, que el felino respondió lamiéndole suavemente la cara. "Este tigre tiene un año y seis meses de vida y desde que era un cachorro lo atiendo", confesó, aclarando que el propietario del circo es el domador en los espectáculos.

García no supo informar por qué los felinos no pueden retornar a Argentina.

"El fiscal Casaccia ordenó que fuésemos depositario judicial de los animales y cumplimos. Están aislados de los demás inquilinos del zoológico y el público no los puede visitar. Desconocemos hasta cuándo estarán aquí. La alimentación y el cuidado veterinario están a cargo del dueño del circo", explicó a la AP Emerson Aguilar, director del zoológico.