La UEFA ha sancionado hoy al Paok de Salónica y al Rapid de Viena con multas de 150.000 y 75.000 euros, respectivamente, por los incidentes entre sus aficiones del pasado jueves y les ha advertido de que serán descalificados si éstos se repiten.

El Comité de Control y Disciplina de este organismo, que ha hecho pública la sanción en su página web, también ha acordado los dos equipos deberán jugar sus tres próximos partidos de competición UEFA a puerta cerrada, aunque esta sanción no se aplicará al partido de vuelta de la eliminatoria previa de acceso a la Liga Europa que se disputará en Viena el próximo jueves.

El enfrentamiento entre las aficiones del PAOK y del Rapid en el partido de ida, que el equipo griego ganó por 2-1, obligó a intervenir a la policía en el estadio y a retrasar varios minutos el inicio del partido.

Además, si alguno de los clubes se ve implicado nuevamente en incidentes de este tipo durante los próximos tres años, la UEFA aplicará otras sanciones que ha dejado en suspenso durante ese periodo.

Éstas son la descalificación de la Liga Europa cuya fase previa están disputando, si los disturbios se repiten esta temporada, o la eliminación de la competición la próxima vez que se clasifiquen para ella en los siguientes cinco años.

Los equipos están acusados por conductas impropias de sus seguidores con disturbios, invasión de campo, lanzamientos de cohetes y bengalas.

La decisión de la UEFA puede ser recurrida en un plazo de tres días.