La Defensora de los Habitantes de Costa Rica, Ofelia Taitelbaum, manifestó hoy su confianza en que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) ordenará este año a este país centroamericano levantar la prohibición a la fecundación in vitro.

"Creemos que la Corte fallará a favor de levantar la prohibición a la fecundación in vitro (...) la gente va a entender que esto se trata de derechos y los diputados tienen que darse cuenta de que deben hacer un proyecto de ley acorde a nuestros tiempos", declaró Taitelbaum en conferencia de prensa.

Los próximos 5 y 6 de septiembre la CorteIDH efectuará en su sede en Costa Rica, la audiencia contra el Estado costarricense por el caso conocido como "Artavia Murillo y otros contra Costa Rica", interpuesto por varias familias.

La demanda busca que se elimine la prohibición de la fecundación in vitro establecida por la Sala Constitucional en el año 2000, cuando consideró que esa técnica violenta los derechos de los no nacidos.

Después de la audiencia, en la que los jueces escucharán a las presuntas víctimas y a representantes del Estado, la Corte dará un mes para que las partes entreguen sus alegatos finales por escrito y emitirá un fallo este mismo año, según ha explicado el presidente del tribunal, el peruano Diego García-Sayán.

Para la ombudsman costarricense, el Estado ha discriminado a las mujeres con la prohibición de la fecundación in vitro y ha violentado los derechos a la igualdad y no discriminación, a la salud, la salud reproductiva y el progreso científico.

La Defensoría de los Habitantes entregará un informe a la CorteIDH en la que expondrá su posición sin ser parte del proceso pero bajo la figura jurídica de Amicus Curiae (amigo de la Corte).

La técnica reproductiva de la fecundación in vitro enfrenta en Costa Rica la oposición de la iglesia católica, otros grupos religiosos, algunos partidos políticos y grupos de la sociedad civil, que consideran que atenta contra los derechos del no nacido y la vida humana.

"Hoy en día la ciencia ha avanzado mucho y con esta técnica ahora se fecunda uno o dos óvulos y estos son los que se implantan (en el vientre de la mujer). Ya no se habla de desechar (óvulos fecundados)", manifestó la defensora de los habitantes.

Costa Rica es el único país americano donde se prohíbe la fecundación in vitro, la cual es una práctica considerada como el principal tratamiento para la esterilidad cuando otros métodos de reproducción asistida no tienen éxito.

El Gobierno de la presidenta costarricense, Laura Chinchilla, intentó en 2011 aprobar varios proyectos de ley para abrir una ventana a esa técnica, pero todos fracasaron en el Congreso.