Irán ha comenzado a enviar comandantes de sus cuerpos de elite de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC, por su sigla en inglés) y a cientos de soldados para combatir en Siria en apoyo del régimen de Bachar Al Asad, informó hoy el diario Wall Street Journal (WSJ).

La información, fechada en Beirut y que cita como fuente a la agencia iraní de noticias Daneshjoo, señala que ayer por primera vez fueron reconocidas estas operaciones iraníes en Siria por parte de un alto cargo de las IRGC.

"Hoy estamos inmersos en la lucha en todos los aspectos de la guerra, una militar en Siria y una cultural también", indicó el general Salar Abnoush en un discurso ante voluntarios.

Hasta ahora, Teherán siempre habían negado su apoyo a Damasco en la represión de la oposición siria, que se había limitado al entrenamiento fuera de Siria y al apoyo financiero a las fuerzas gubernamentales.

Este nuevo paso, según fuentes próximas las IRGC citadas por el WSJ, indicaría una creciente preocupación por la tensa situación en Siria por parte de Irán tras los recientes ataques rebeldes en las grandes ciudades sirias como Damasco y Aleppo.

Especialmente, después de un atentado en la capital siria en julio que acabó con la vida de cuatro miembros de círculo más próximo del presidente Al Asad.

"Una de las alas de Irán se romperá si Asad cae. Están ahora utilizando todos sus contactos de Irak a El Líbano para mantenerle en el poder", indicó al diario Mohsen Sazegara, fundador del IRGC y que ahora vive en el exilio en EE.UU.

La pasada semana el ministro de Defensa iraní Ahmad Vahidi aseguró que Teherán podría enviar ayuda militar de acuerdo a un tratado bilateral de defensa mutua a petición de Damasco, aunque precisó que no habían recibido esa solicitud.

"Siria está manejando muy bien esta situación por sí misma. Pero si el gobierno sirio no puede resolver la crisis, entonces basados en su petición cumpliremos totalmente nuestro pacto de defensa mutua", explicó Vahidi, en una entrevista con periodistas iraníes.

A finales de esta semana, se celebra en Teherán la 16ª Cumbre de los No Alineados que tendrá en la situación en Siria uno de sus puntos más delicados.

En el Movimiento de Países No Alineados (MPNA), además de Siria, están países que apoyan al régimen de Damasco, como Irán o Venezuela; y otros que respaldan a los grupos opositores que pretenden derrocar al presidente, Bachar al Asad, como Catar o Arabia Saudí.

Irán ha anunciado que presentará durante la cumbre una propuesta de paz para conseguir una solución negociada entre las partes implicadas en la crisis de Siria.