El ministro israelí de Exteriores, Avigdor Lieberman, exhortó hoy al presidente egipcio, Mohamed Mursi, a que visite Israel para mostrar su compromiso con el acuerdo de paz entre ambos países, vigente desde 1979.

"Quien habla de paz y estabilidad tiene que entender que no puede ser una cosa abstracta e hipotética", dijo Lieberman en una conferencia en Tel Aviv, según aparece citado en un comunicado de su oficina.

Lieberman insistió en que los comentarios del presidente egipcios sobre "su compromiso con la paz con Israel, el Tratado de Camp David y la lucha contra el terrorismo" suponen "un mensaje muy importante", pero subrayó que "la paz no es una conexión telepática", sino que tiene "expresiones tangibles".

"Esperamos ver al presidente Mursi recibir a representantes oficiales israelíes; queremos verle dar entrevistas a la prensa israelí y queremos verle en Jerusalén como invitado del presidente (israelí Simón) Peres", declaró.

Consultada por Efe, la oficina de Peres declinó comentar la invitación.

Además de no ser oficial, la propuesta tiene escasos visos de prosperar, considerando que incluso el depuesto presidente egipcio, Hosni Mubarak (en quien Israel veía a un socio), sólo viajó a este país una vez en tres décadas, y fue para asistir al entierro del primer ministro, Isaac Rabin, asesinado en 1995 en Tel Aviv por un ultranacionalista israelí.

La visita más famosa de un presidente egipcio a Israel fue la que hizo en 1978 Anwar Al Sadat -asesinado en 1981 por un comando islamista radical- en la que habló ante el Parlamento y que abrió la puerta a la firma, un año después, del primer acuerdo de paz entre el Estado judío y un país árabe.