El Gobierno de Cuba da por "concluido" el brote de cólera que surgió el mes de junio en la provincia oriental de Granma, y causó tres muertos y 417 infectados, informó hoy el Ministerio de Salud Pública en un comunicado publicado en el diario oficial Granma.

"Han transcurrido diez días desde el último caso confirmado, por lo que el Ministerio de Salud Pública da por concluido este brote", originado en Manzanillo, localidad de 130.500 habitantes y situada a unos 900 kilómetros al este de La Habana, señala el boletín.

Las autoridades de la isla revelan también que hubo "casos asociados" al brote en otros municipios de Granma y de las provincias orientales de Santiago de Cuba y Guantánamo, e incluso en La Habana, aunque no especificaron cuántos.

Según el ministerio, "todos esos eventos posteriores, caracterizados como casos aislados, ocurrieron a través de personas que viajaron procedentes de Manzanillo y fueron identificados por por un efectivo sistema de vigilancia epidemiológica y solucionados con oportunas medidas e control del foco".

De los 417 casos detectados, la mayoría correspondieron a "enfermos adultos", agrega el boletín, que resalta también la "imprescindible cooperación consciente y efectiva de la población".

El brote de cólera en Cuba fue detectado en junio pasado en Manzanillo, aunque su existencia fue revelada por primera vez por las autoridades el 3 de julio.

Tras conocerse la emergencia sanitaria, el Gobierno decidió suspender por precaución los carnavales que debían celebrarse en esa época en Manzanillo y Bayamo, localidad que también pertenece a la provincia de Granma.

Además, el Gobierno de Venezuela envió el 18 de julio a la isla caribeña a 20 médicos militares para prestar apoyo.

El 24 de julio el presidente cubano, Raúl Castro, denunció "campañas propagandísticas" y "tergiversación" sobre los casos detectados para "desprestigiar" el sistema de salud de la isla y afirmó que el brote estaba "controlado".

La última epidemia de la enfermedad en Cuba ocurrió en 1882 y los últimos casos se registraron poco después del derrocamiento del presidente Fulgencio Batista en 1959, según la información oficial.

A pesar de dar hoy por "concluido" el brote, el Gobierno cubano advierte de que mantendrá "la vigilancia clínico-epidemiológica en todo el país" para evitar "la concurrencia de nuevos casos".

Asimismo, el Gobierno cubano reitera el llamado oficial a la población para que tome medidas preventivas de higiene personal, del agua y los alimentos, "aspectos imprescindibles" en el verano actual y "sobre todo después de las lluvias que han azotado al país", que el fin de semana pasado fue azotado por la tormenta tropical "Isaac".

Desde hace semanas las autoridades difunden a diario mensajes preventivos en la misma dirección para evitar también la propagación del mosquito aedes aegypti, transmisor del dengue, aunque no han reportado casos de esa enfermedad.