La Corte Nacional de Justicia de Ecuador negó hoy el pedido de extradición del bielorruso Aliaksandr Barankov, quien mantiene que es objeto de persecución en su país por denunciar casos de corrupción, y ordenó su puesta en libertad.

El presidente del Tribunal, Carlos Ramírez, emitió el dictamen en base a que Barankov tiene el estatus de refugiado en Ecuador, según informó la Corte en su cuenta de Twitter.

"Se niega la solicitud de extradición y se dispone su inmediata libertad debiendo para el efecto girarse la correspondiente boleta constitucional de excarcelación", informó.

Barankov estaba en prisión preventiva a la espera de la resolución del pedido del Gobierno bielorruso, que lo acusa de fraude.

Barakov, quien trabajó como investigador de delitos financieros en su país, mantiene que sufre una persecución por denunciar casos de corrupción entre altos cargos.

La decisión llega después de que en junio visitara Quito el presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, considerado por la oposición el último dictador de Europa.

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, ha denunciado las "graves violaciones" de los derechos humanos que a su juicio tienen lugar en Bielorrusia, incluida la "represión en masa" de los opositores políticos por parte del Gobierno.