La ministra de Finanzas de Austria, la conservadora Maria Fekter, considera necesario establecer un mecanismo que permita la expulsión de la eurozona de países que supongan un "lastre" permanente para el resto de los socios de la moneda única.

En una entrevista que publica hoy el diario "Die Presse", Fekter reconoce, sin embargo, que la aplicación de ese mecanismo no sería posible antes de cinco años, ya que esa decisión requiere una comisión de trabajo del Parlamento Europeo, que se negocie y se ratifique y sea también aprobado en referéndum en algunos países.

Por ello, la ministra del Partido Popular austríaco defiende que la voluntad es "mantener unida a la eurozona y obligar a los países arruinados a aplicar sus reformas".

En ese sentido, Fekter advierte de que es muy fácil hablar de sacar a Grecia del euro pero que hay que considerar las consecuencias que tendría un paso así.

Respecto al endeudado país mediterráneo, Fekter se muestra dispuesta a concederle más tiempo para aplicar sus políticas de ahorro, siempre y cuando no implique más ayuda financiera ya que, dijo, "hay que retirar a Grecia el gotero lo más rápidamente posible".

"Si lo griegos no necesitan más dinero, sino sólo más tiempo para una reforma general con conceptos claros, entonces podemos discutir sobre ello", afirma en la entrevista.

Eso sí, la ministra rechaza la idea de un tercer rescate para Grecia e insiste en reclamar que las reformas que se le exigen se apliquen en el marco del actual rescate.