Al menos quince personas han muerto, entre ellas cinco pescadores chinos, y una decena siguen desaparecidas en Corea del Sur tras el paso del tifón "Bolaven", que causó graves daños materiales, cancelaciones en el transporte y dejó sin electricidad a cerca de 1,76 millones de hogares.

El tifón, que continúa su recorrido hacia el norte una vez superada la península coreana, dejó lluvias torrenciales de hasta 700 milímetros, y vientos huracanados que derribaron árboles, tejados o farolas, mientras que el fuerte oleaje destruyó numerosas infraestructuras pesqueras, informó la agencia Yonhap.

De entre los fallecidos, se encuentran 5 marineros chinos, después de que la fuerza del tifón hiciera naufragar ayer a dos pesqueros con 33 tripulantes a bordo en aguas cercanas a la isla meridional de Jeju.

Un total de dieciocho pescadores pudieron ser rescatados con vida, mientras otros diez continúan desaparecidos, según detalló Yonhap, que destacó que debido al tifón se procedió a la evacuación de más de 220 personas como medida de precaución.

Una anciana de 89 años murió al desplomarse un campanario en la ciudad de Gawngju, a unos 330 kilómetros al sur de Seúl, mientras que otra anciana cayó de una terraza por la fuerza del viento, cinco personas fallecieron por el derrumbamiento de muros y otras dos tras ser golpeadas por un árbol y un contenedor.

El tifón fue especialmente dañino en la provincia de Jeolla del Sur y en la isla de Jeju, donde los vientos y las inundaciones afectaron a numerosos apartamentos, según la Agencia de Gestión de Emergencias Nacionales.

El tifón obligó además a interrumpir temporalmente el transporte ferroviario al sur de Seúl y a cancelar todos los vuelos domésticos de los aeropuertos de Jeju, Gimpo e Incheon, estos dos últimos en la capital surcoreana.

En Seúl, donde residen cerca de diez millones de personas, todas las escuelas elementales y secundarias permanecieron ayer cerradas como medida de prevención.

Los vientos del tifón alcanzaron una velocidad de hasta 186 kilómetros por hora, según la Agencia Meteorológica de Corea, que advirtió de que también Corea del Norte se ha visto alcanzada por el "Bolaven".

La agencia estatal norcoreana, KCNA, emitió un despacho en el que detalló que prácticamente todas las áreas del país están afectadas por el tifón con fuertes vientos y lluvias de hasta 181 milímetros, aunque no especificó hasta el momento si se han producido heridos.